Franzen contra twitter y el manido recurso al «neoludismo»

Franzen Libertad

Hoy publica El País una entrevista a Franzen (del que por cierto aquí reseñamos su «Libertad») en la que viene a repetir el discurso sobre internet que ha mantenido los últimos años: Twitter está sobrevalorado, la wikipedia plagada de errores, los videojuegos son estúpidos, las críticas de lectores en internet son en gran parte inventadas… nada nuevo para quien haya leído anteriores entrevistas a Franzen.

Con todo, lo peor de las críticas de Franzen al «progreso y ventajas que trae internet» es como desnuda al sector «tecnoutópico», que recibe cada mensaje de este tipo al grito de «neoludismo» y cada vez parece menos capaz de articular un discurso elaborado frente al de la gente más interesante que está escribiendo sobre internet, que precisamente es la más crítica (Morozov, Carr, Lanier).

En el caso de Franzen no debería ser difícil, a fin de cuentas habla desde un profundo desconocimiento, algo de lo que además presume… lo que no debería ser óbice para que alguna de las cuestiones que plantea – las opiniones de usuarios frente a los críticos tradicionales – convenga revisarlas con cierto espíritu crítico

6 comentarios en “Franzen contra twitter y el manido recurso al «neoludismo»

  1. Tienes toda la razón, Lanier y Morozov son de las personas con las que más disfruto últimamente. Diríase que me cambié de bando últimamente… pero es que este cambio de bando nos prepara para abordar lo que estas herramientas pueden traer de bueno en el mundo real. Es como hacer cosas buenas con ellas, desde el lado del mal. Negar que si queremos mejorar el entorno en que trabajamos diariamente hay que hacerlo de esta forma secuencial es inhabilitarnos para cambiar nada en absoluto. El pragmatismo (en esta ocasión) parece la opción más razonable.

  2. En una cosa si estoy de acuerdo con este señor: muchas de las opiniones que se leen en Internet son inventadas y, lo que es peor, compradas. Y no se trata ya de una opinión, sino de una certeza. Existen empresas especializadas en esto y todos los que llevamos un tiempo en esto lo hemos visto. Hoteles y restaurantes, por ejemplo, reciben con frecuencia presupuestos en los que se les dice cuanto cuesta subir su reputación en Internet y hundir la de la competencia con opiniones y comentarios. Y también conocemos casos de «opinadores» profesionales o incluso se han puesto en contacto con nostros para que ejerzamos. Al final la gente no opina de las cosas positivas y si de las negativas. Si sumamos esto a la gente que opina profesionalmente en uno u otro sentido, al final tenemos una visión muy sesgada de lo que se comenta en muchos aspectos. No más ni menos que la que nos proporcionan otros medios, cuidado, pero esa supuesta libertad e independencia de la que goza en Internet está demasiado en entredicho.

    1. Y es que el tecnoutopismo hay que moderarlo, ni todo lo viejo es «malo» ni todo lo nuevo es «bueno»… hay trade-offs que dirían los americanos

    1. jajaja, ¿inmerecido para cual de ellos? Fíjate que el de Lanier es el que – interesándome mucho – más se me ha atravesado eh

Los comentarios están cerrados.