Odio, odio, odio los micropagos en videojuegos

Fifa 14

A veces a uno le da por ser claro en los titulares: odio los micropagos en los videojuegos, odio que lo que me va a costar algo que me sirve para desconectar y despreocuparme no sea previsible, odio los mecanismos psicológicos con los que sus desarrolladores nos tiende la trampa, odio que se usen de manera tramposa en juegos infantiles, odio que hayan conseguido convertir uno de mis juegos favoritos – Forza Motorsport – en un sacacuartos, odio que toda la industria los esté abrazando y que la respuesta de los medios especializados esté siendo tibia. Los odio.

Si quieren leer una visión mucho mejor desarrollada, más equilibrada y definitivamente mejor escrita, mi compañero Roberto Jiménez firma Atento a tu barra de maná: los micropagos saben cuándo está baja.

Relacionado: Economía de las aplicaciones para móvil

2 comentarios en “Odio, odio, odio los micropagos en videojuegos

  1. No odies el sistema, porque sólo es uno más.

    Odialo cuando no sea una opción, sino una obligación, en forma de necesidad, para terminar un juego.

    Odia, sobre todo, al que juega (a tí mismo, si lo haces) a un juego y acepta el uso de los micropagos.

    Porque no hay mayor problema con los micropagos que la aceptación que demuestran al ver cómo se paga por ellos.

    ¿Y quién los paga? Los jugadores, así que, odia a los jugadores, porque son estos los que lo han hecho popular.

  2. Es otro ejemplo más del mercantilismo que impera en nuestra sociedad, donde se pide dinero por algo que siempre había sido gratuito, quiero decir, tras haber pagado tu juego.
    Idem con los partidos de fútbol por tv, por ejemplo. Primero empezaron poniendo de pago el Barça – Madrid… y actualmente no retransmiten gratis ni uno sólo de los dos equipos en la Liga, durante toda la temporada.
    Quien pague seguirá alimentando este monstruos.
    Y es cierto, no hay desarrolladores o empresarios más bien astutos y peseteros… sino jugadores o consumidores idiotas.
    Allá cada cual.

Los comentarios están cerrados.