Economía de las aplicaciones para móvil

Fifa 14

Dice Marco Arment:

Estoy seguro de una cosa: el mercado de las aplicaciones en modelo «pago por adelantado» para el público masivo ha desaparecido.

Es interesante leer a Arment, que viene de vender Instapaper tras un razonable éxito como aplicación de pago para iOS, aunque siendo superada finalmente por la más completa y gratuita Pocket (anteriormente Read It Later).

El tema de la economía de las apps lo hemos tratado anteriormente por aquí, por un lado para advertir de la visión mítica basada en sesgos por notoriedad de éxitos, por otro para indicar su cada vez mayor parecido economía de la web:

sobreabundancia de oferta, competición desmesurada por obtener visibilidad (tanto para destacar en las tiendas de aplicaciones como fuera) y negocio basado en la publicidad

En este último apunte faltaba sumar la tendencia a pagos dentro de las aplicaciones, que es el fenómeno en alza y al que apunta Arment para evitar acabar en un modelo de gratis con publicidad.

Hay, sin embargo, en esa fórmula aspectos que también pueden acabar causando un gran rechazo. Por ejemplo si uno descarga el FIFA 14 para Android que se presenta como «gratuito» se encuentra luego, una vez instalado y jugando, que gran parte del valor se encuentra oculto tras un cobro de más de cinco euros. Lo que has descargado es una demo a no ser que hagas este pago dentro de la aplicación, pero muchas veces este punto no se refleja en la descripción a la que uno tiene acceso previamente.

Creo que el perfil de usuarios a los que el cada vez más habitual «pseudo free to play» nos causa rechazo va a ir creciendo conforme se reafirme en el sector que es lo que tiene sentido en la economía de las aplicaciones móviles. No se si eso nos devolverá a un modelo con mayor presencia de «pago antes de usar», pero sí a que se elimine la incertidumbre antes de la instalación.

Relacionado: Las apps de pago son un esquema Ponzi, que justo se ha publicado hoy