Obsesos del control de hijos y el siempre localizados

Viendo el anuncio de eNest (que siempre gusta ver algo de tecnología de por aquí cerca) y de otros productos similares ya en el mercado, me he acordado de un debate que he observado en la nueva generación de padres: utilizar estos dispositivos para tener a alguien siempre localizado no para enfermos o casos especiales como visitas a lugares peligrosos, sino para controlar siempre donde están los hijos.

El tema creo que es más amplio, porque los «control freaks» pueden ir mucho más allá y llegar a monitorizar la navegación, espiar las conversaciones por correo o medios sociales y utilizar mil y una herramientas tecnológicas para saber lo que los hijos van queriendo cada vez más mantener en privado según van creciendo.

Tecnológicamente el caso de uso de añadir un dispositivo o una pulsera o lo que sea al hijo y que los padres puedan en cada momento consultar donde se encuentra está más que resuelto. Lo que no tiene solución tecnológica es la disyuntiva de permitir a los hijos crecer, tener su espacio y su privacidad y el deseo / tentación de protegerlos / espiarlos que ofrecen las herramientas de control.

Relacionado: Móvil, hijos, etiqueta… y educación