Los nuevos intermediarios en la televisión y el cine por internet. Tendencia 2010

Open Screen Project

La integración entre televisión, cine e internet no sólo se va a saldar con nuevas formas de consumo (bajo demanda, ver la tele y navegar a la vez) y de distribución (por internet frente a la TDT) sino también está comenzando a trastocar el poder de los intermediarios actuales como ya sucedió con la música. Si empezamos a ver a los canales actuales como lo que son – agregadores de contenidos de otros, con un pequeño porcentaje de producción propio, a los que el estado concede un mercado acotado – podemos entender que en el entorno de la TDT se encuentren muy cómodos, pero que el escenario del vídeo por internet les aterre: tanto por la aparición de nuevos intermediarios mejores conocedores del medio como por la comercialización directa de los productores de contenidos que no los acaben necesitando para la distribución.

Su tabla de salvación estaría – cómo no – en cambios legislativos que extendieran el status quo al vídeo en la red, salvaguardando la escasez ficticia de las licencias de TDT. Si esto no sucede o la intervención del estado no es lo suficientemente protectora – crucemos los dedos por que así sea – el paulatino acercamiento a la «tele del salón» de nuevos actores hace que el aspecto del futuro del negocio de la televisión no se parezca demasiado a lo que hemos venido viviendo en nuestro país. Los nuevos intermediarios en la televisión y el cine por internet pivotan sobre los tres elementos clave para hacer negocio en este ámbito: experiencia de usuario, cambios en la distribución y control sobre el canal. Según conjuguen estas variables, serán capaces de hacerse con un espacio en el salón de casa y articular un negocio a partir de él. Veamos

Control sobre el canal

Cuando hablamos de nuevos intermediarios nos referimos tanto a los que ofrecen un dispositivo para conectar a la tele del salón, como a los que son un servicio de distribución de contenidos online. En el primer caso, tenemos quienes apuestan por un control más fuerte de qué puede hacer el usuario como las consolas de videojuegos, a partir del cual ofrecen el acceso a contenidos de pago y quienes sólo quieren favorecer a la tienda propia pero permiten que existan otras opciones. A más control, menos posibilidades de que el usuario te escoja como opción preferente, pero también más posibilidades de que ofrecer el dispositivo te permita hacer negocio; por contra, quienes dejan la puerta abierta a cualquier fuente de internet dan más valor al usuario de entrada, pero tienen complicado que no sea un servicio online quien haga las ventas / alquileres.

Sezmi

Experiencia del usuario en la televisión por internet

La tele tradicional ofrece una experiencia de usuario inigualable, es sentarse en el sofá, pulsar el botón y listo. Si se quiere competir en la distribución de contenidos, todo lo que sea alejarse del estándar pone más difícil el ocupar el papel de intermediario. Aquí también hay que tener en cuenta el valor del «enchufar y listo» frente a opciones en las que uno se monta un ordenador, lo configura y lo mantiene. Las soluciones actuales basadas en «descargo por P2P/descarga directa en el ordenador y luego lo paso al disco duro multimedia» o «enchufo un ordenador a la tele del salón para hacer lo mismo», son escogidas por la libertad que ofrecen de utilizar el contenido bajado de la red, pero probablemente sean cada vez más farragosas de ejecutar.

También deberíamos esperar que crezca la demanda de contenidos de nuevos creadores del vídeo por internet, de los Nikodemo, Balzac.tv, Malviviendo y compañía. El poder ofrecer acceso a los mismos y un escenario donde estos hagan negocio debería ser también una variable a considerar.

Los nuevos distribuidores del cine y la tele por internet

Desde hace años asistimos a una dura pugna por liderar este terreno. Con Hulu la industria de los productores de televisión ya demostró que no quiere otro iTunes, pero es un modelo que tiene varias asignaturas pendientes como es decidir si cobrar y qué hacer con los intermediarios que quieren llevarlo al salón donde competiría con la televisión por cable americana.

En un escenario intermedio entre Hulu y los Megaupload / Megavideo tenemos a Youtube, que seguirá siendo un actor ineludible: todo el mundo quiere tener al servicio universal de vídeos en su solución, pero el negocio pasa por acuerdos con los productores que todavía no están resueltos, los grandes no quieren quedar en manos de Google y para los pequeños no escala el negociar uno a uno. Finalmente Megaupload / Megavideo y similares tienen un futuro a largo plazo poco claro, con tanta presión por parte de la industria y unos gobiernos animados a imponer mayor control en internet, tienen difícil hacer una transición hacia servicios con acuerdos con los creadores de los contenidos.

Televisor Philips

Candidatos

Candidatos a nuevo intermediario hay muchos, sólo glosar algunos destacados y sus posibilidades.

  • Las consolas: parten de una posición privilegiada al estar ya conectadas al salón de casa y tener un índice de penetración muy importante. Sony y Microsoft llevan años teniendo esto más o menos claro y ofreciendo soluciones bajo demanda de contenidos audiovisuales, incluida la alta definición. Su punto débil frente a otras soluciones más abiertas es el control de lo que puede hacer el usuario a la hora de acceder a servicios online.
  • Los fabricantes de set-top boxes: entre los que hay de todo, completamente abiertos a quienes son clientes de su propio servicio. Dentro de este grupo podemos destacar a Boxee, Telebision, BluBrain, Roku o AppleTV. Todos comparten su escasa penetración en el mercado de momento (algunos ni siquiera han salida) y la dificultad de encontrar la solución a la ecuación «apertura / negocio».
  • También tenemos a quienes optan por tener un HTPC completo, tanto hecho a medida (seremos la minoría) o soluciones de fabricantes como el Acer Aspire Revo.
  • Los propios fabricantes de televisores, como Sony o Phillips.

Flash en la televisión

Y dejamos algunas variables a evaluar. En la experiencia de usuario también pensará en cómo se plantea y qué valor aporta internet en el salón de casa, si pensamos en una televisión social a lo Boxee, si el usuario demandará experiencias interactivas o querra una web reducida a la recepción de datos a través de widgets.

En este 2010 apostaría a porque todo este ecosistema de nuevos intermediarios va a poner toda la carne en el asador para hacerse con hueco cerca de la televisión del salón. Si lo consiguen y la legislación lo permite, los actuales agregadores – también conocidos como canales de televisión – deberían empezar a pensar en que es una batalla en la que lo tienen complicado a largo plazo.

Los comentarios están cerrados.