Mint y las finanzas personales

Mint

Siguiendo con las tendencias alrededor de las finanzas personales que empezamos con Revolution Money, hoy toca hablar de Mint, flamante ganador del TechCrunch 40 como señalaron Uberbin y Loogic. Mint es una aplicación online en beta en Estados Unidos para administrar finanzas personales. La idea es darle acceso a nuestras cuentas bancarias de manera que automáticamente acceda a los productos financieros que tenemos contratados, apunte gastos y recibos y también los ingresos. Ese es el primer punto a observar, por un lado te ahorra tener que añadir a mano las cantidades (lo que siempre ha conseguido que abandone el software de este tipo), por otro, estás confiando en el servicio como para darle acceso a tus cuentas bancarias.

La gracia de Mint reside sobre todo en que, a partir de los productos financieros que tengamos contratados, nos recomienda otros más beneficiosos. Tarjetas con menos comisiones, depósitos más rentables… afirman – me lo creo regular – que durante su beta los usuarios ahorraban una media de 1000 dólares. En esto sigue los pasos de Wesabe, que utilizaba la inteligencia colectiva para ofrecer consejos sobre finanzas personales.

La privacidad y la confianza son el escollo para productos como Mint. Dar los datos bancarios a una aplicación web no es tema baladí, pero si consiguen salvarlo (personalmente tendría que darle una vuelta antes de decidirme) es un terreno en el que se puede añadir mucho valor y hacer negocio, tanto por comisiones cuando el usuario contrate depósitos, fondos de inversión o hipotecas, como por funcionalidades extras. También es llamativo como los bancos tienen este terreno – al menos los que yo he utilizado – bastante abandonado, ¿por qué si llevo varios meses con el dinero “parado” en la cuenta no me ofrecen un depósito? ¿por qué no ofrecen tarjeta de crédito o préstamos si detectan problemas de “flujo de caja”? Aplicar este tipo de inteligencia con los productos del propio banco reforzaría la fidelidad del cliente y se generaría más negocio. A lo más que he llegado a ver es cuando haces una transferencia vía operador telefónico y te preguntan si es para una cuenta remunerada, que ellos – decían desde Openbank – te dan más interés.

Los comentarios están cerrados.