Intentando cambiar la narrativa sobre Google Glass

Google Glass

He llegado a la defensa que hace Google de sus gafas a través de el artículo de Rosa Jiménez en El País. Señalan «diez mitos» que se han creado – según Google falsos – alrededor de Google Glass, un ejemplo:

El fin de la privacidad. Cuando las cámaras llegaron al mercado de consumo, a finales del siglo XIX se declaró también el fin de la privacidad. Las cámaras se prohibieron en parques, monumentos y playas. La gente temía lo mismo que cuando salieron los móviles con cámara. Las cámaras ya están en todas partes. En 10 años habrá muchas más, con o sin Glass. 150 años después de la llegada de las cámaras y ocho después de YouTube sabemos que la gente graba y guarda de todo, desde gatos a denuncias de destrucción ambiental, caídas de gobiernos o grandes logros de la Humanidad.

Me interesa mucho el tema, de hecho escribí hace casi un año Repugnancia y fascinación con Google Glass y, básicamente sigo pensando lo mismo. De hecho el paso a la ofensiva en la comunicación de Google supone el reconocimiento de una situación en la que «evangelistas» se echan atrás, el público early adopter se está cansando de esperar a la vez que se dibuja cierto rechazo social.

El punto que pongo de ejemplo del artículo de Google ilustra cuán difícil lo tienen en esta batalla. Primero por desentenderse del contrato social y la percepción (no es equiparable sacar una cámara del bolsillo que tenerla en la cara continuamente) y segundo por pretender garantizar que con su software la grabación se haría evidente… cuando será relativamente sencillo que haya versiones del sistema que permiten saltarse las restricciones que Google quiere imponer en sus gafas.

Esta defensa de hecho creo que hay que leerla como un síntoma de falta de confianza y de preocupación por parte de Google ante la que se le vendría encima con una posible salida de Glass al mercado.

Relacionado: Entra una chica a un bar con unas Google Glass…

2 comentarios en “Intentando cambiar la narrativa sobre Google Glass

  1. Hola,
    Yo esto lo veo como el Newton y el iPhone: llegó antes de tiempo y no en la correcta forma.
    Pienso que un gadget como las Glass tiene más sentido para sectores profesionales verticales que para el mainstream.
    Sobre la «privacidad» , no seamos ingenuos, Google ya nos conoce mejor que Hacienda. La novedad en el tema de la privacidad, será que pasaremos de posar de forma natural en 2º plano en las fotos de terceros, a acaparar el primer plano de una foto o vídeo hecho con Glass.
    Yo ya veo muchos ciclistas por la ciudad con la Go Pro en toda la «chola»… no veo ningún problema de privacidad que añada Glass que ya no esté entre nosotros.

    Coincido en que será un gadget que se amará u odiará por muchos 🙂 (… y eso suele terminar en éxito)
    Saludos.

  2. Lo mismo digo, es como todo, Google es amado y odiado por unos y por otros, por lo que siempre estará en boca de alguien.
    La privacidad? ya lo veo como algo relativo, cualaquiera puede sacar una foto o un video sin que nos demos cuenta, después hay los que suben toda su vida a facebook… sin haber leido las condiciones de provacidad de fotos, videos…
    Son chulas y se utilizarán seguro y Google se hinchará a ganar dinero.

    Saludos!!!!

Los comentarios están cerrados.