Google con Latitude, enésimo intento de competir con FourSquare

FourSquare

En la carrera por competir con Foursquare han caído ya muchos por el camino: Facebook Lugares, Gowalla, actores locales… pero ninguno de ellos ha conseguido masa crítica de usuarios para la combinación localización más juego. De hecho, ni el propio Foursquare, que sigue creciendo, ha logrado hacer explotar la localización entre los usuarios.

Alrededor del «donde estoy», Google tiene desde hace años el servicio Latitude, que siempre ha funcionado como mero informador a mis contactos. Ahora añade los puntos y clasificaciones a los «checkins» desde Google Maps y, presumiblemente, en el futuro a Google Plus, por lo que podemos considerarlo formalmente un competidor de Foursquare

¿Por qué entra Google en un espacio que crece, pero lento, donde tantos han fracaso (incluso el muy social Facebook) y donde la información a obtener no es tampoco muy diferenciada de la que ya tiene gracias a Google Map y a Android? Probablemente tenga que ver con esto último, aunque Google ya sepa donde estamos cada vez que consultamos uno de sus mapas y pueda servir publicidad localizada en ese momento, es probable que le interese potenciar que usemos más Google Maps (ya no sólo cuando no se como ir a un sitio, sino cuando he llegado y ya sé perfectamente donde quería ir), además de tener el interesante dato de frecuencia de visita a locales como restaurantes. Esa información es muy valiosa en dos sentidos, para evaluar la calidad de las opiniones sobre un sitio (voy mucho, debería saber más que alguien que va por primera vez) y para integrar en su estrategia de entrada en el mercado de cupones.

En cualquier caso, otros han fracasado en esta causa de convertir el checkin en una funcionalidad, en lugar de en un servicio aparte, integrado en una experiencia mayor. Para el perfil geek mi impresión es que esto seguirá siendo así, máxime cuando Foursquare está integrado en tantos clientes y servicios de terceros, mi duda es si tendrá posibilidades Google a la hora de llegar al «usuario normal de internet«, algo que Foursquare no ha conseguido.