El nuevo Foursquare, ¿suficiente para ser el recomendador local para el gran público?

Nuevo foursquare

Tenemos rediseño de Foursquare en las versiones móviles (del que por cierto, han dejado fuera a la de Windows Phone) que nos llevan a un debate que mantenemos desde hace años en este blog. A saber:

  • Foursquare nace y, durante un tiempo, se convierte en la niña bonita de los geeks, de los usuarios avanzados que abrazan en gran medida el nuevo juguete.
  • Por otro lado, no tardamos en observar las dificultades en su camino hacia el «usuario normal»
  • Con el tiempo, mueven ficha para dejar de ser sólo un juego y desplazarse más hacia aportar valor para usuarios que no participan, desde el concepto de «ayudar a descubrir» sin necesidad de tener que buscar.

El nuevo rediseño ahonda en ese último movimiento, el Check in pierde protagonismo en favor del «stream» de acciones sociales. En segundo lugar está la parte de recomendación / exploración (que además tiene la funcionalidad «Radar» que emite recomendaciones de forma proactiva según donde estemos, mi impresión es que la mayoría la tenemos desactivada para evitar tantas interrupciones) y por último mi actividad, checkins y medallas.

Las grandes bazas de FourSquare para ser el recomendador de servicios locales


Básicamente tres:

  • Ser «nativo móvil» basado en localización, el contexto perfecto de decisión de compra / consumo en restaurantes.
  • Tener una capa social que mejora los consejos, integrando primero los de tus contactos, algo que refuerza la credibilidad por el filtrado implícito de spammers o usuarios con intereses
  • Pedir muy poco para que cada uno pueda sumar valoraciones y consejos, en contraposición a la expectativa cuando uno sube algo a webs tipo 11870, donde otros usuarios dejan análisis a fondo que intimidan y hacen que uno se corte

… y las dificultades

Las dificultades empiezan con su posicionamiento como juego, algo que deja a muchos usuarios deja fuera por la percepción de que Foursquare es para «decirle a todo el mundo donde estoy por unas medallas virtuales». El caso es que algunos usuarios que llevamos años, cada vez hacemos menos check-in y cada vez lo utilizamos más para leer consejos y recomendaciones. El problema para FourSquare es conseguir comunicar este valor y que la gente se traiga su «grafo social» al servicio para que empiece a tener valor sin necesidad de pedirles nada a cambio.

Creo que tiene una buena lectura al quitar protagonismo al check in, una funcionalidad en la que otros muchos ya han fracasado (Facebook, Gowalla, Google) y que no les ha llevado al gran público. Sin embargo ahora la mayor visibilidad se la dan al «stream» de acciones de contactos, probablemente para subirse a la tendencia del «quiero que me descubran, no quiero ir a buscar«, ejecutándola de una forma discutible: antes sólo aparecían las acciones de los contactos que estaban en mi misma ciudad, ahora aparecen las de todos. Para los que tenemos muchos contactos de varias ciudades (en mi caso, sobre todo Málaga y Madrid), esto lo que facilita es la aparición de ruido.

Otra dificultad para Foursquare es que, siendo un espacio de consejos y prescripción de compra, lo razonable es que las relaciones fuese asimétricas, «a lo Twitter», pero el estar basado en compartir la localización y tener fuertes implicaciones en la privacidad dificultan mucho esto. Servidor de hecho ha alcanzado el límite de «1000 contactos» que tiene el servicio.

Un espacio por cubrir

Mi impresión es que FourSquare tiene posibilidades de ganar el espacio que hay en las recomendaciones locales en el móvil para decisiones de consumo, donde ni Facebook ni Google ni Twitter ni los Yelp u 11870 tienen una oferta de valor comparable, cada uno flaquea en un aspecto en el que FourSquare creo que tiene una mejor propuesta de valor.

Su mayor dificultad es «gestionar el legacy», sobre todo conseguir dejar de ser percibidos como un juego para compartir la localización. Los usuarios «históricos» probablemente ya vemos FourSquare de esa manera, pero el largo camino hacia el usuario normal muchas veces tiene que ver también con saber empujar con marketing y comunicación el producto.

Los comentarios están cerrados.