Dropbox y sus dos dilemas: nube propia y la competencia sin margen

Dropbox API

Al hilo del anuncio de nuevas tarifas de OneDrive – que iguala las del Drive de Google – muchas miradas se han vuelto hacia Dropbox y cómo queda su situación competitiva : baste decir que la cuenta gratis de Dropbox apenas da dos gigas de espacio frente a los 15 de Microsoft o Google. A partir de ahí todos los comparables dejan a Dropbox como un servicio más caros que estos competidores.

Y claro, se trata de actores no sólo con mucho espacio, son actores con buen producto, con marca que da fiabilidad y con vías de captación de usuarios muy potentes. Aún descontando lo bien que lo ha hecho Dropbox, lo instalado que está en el sector, lo identificado para el usuario al pensar en nube privada, a la larga no parece sostenible ser mucho más caro en la tarea de almacenar y sincronizar ficheros.

En una primera derivada uno tiende a pensar que el esquema de costes para los que tienen «nube propia» – léase legión de servidores ya distribuidos por todo el mundo para otras funciones – como es el caso de Google y Microsoft pueden partir con la ventaja de costes menos reducidos que Dropbox. Es cierto que la tarea de montar la nube propia debería implicar una inversión que hiciese el comparable de seguir usando Amazon – Dropbox almacena en la nube de éste utilizando S3 – saliese bien parado, pero las cuentas a largo plazo deberían ir enfocadas a cómo competir y tener un esquema de costes similar al de los que tienen una nube propia montada para otros objetivos.

Y esto último es algo que puede pesar más todavía. Si para Google y Microsoft sus nubes privadas son una vía de captación para suscripciones a servicios de ofimática y no negocios en si mismos, su apuesta puede ser durante mucho tiempo empujar OneDrive y Drive a costa de no tener margen. Regresan así dilemas clásicos para Dropbox, su necesidad de de tener una ambición de ir más allá del sincronizar ficheros porque lo suyo podría dar para una funcionalidad pero no para un servicio aislado.

En todo caso, si las dos hipótesis se cumplen – hay actores con esquemas de costes inferiores que además no tienen prisa por ganar dinero con la competencia a tu producto – la salida de Dropbox a largo plazo no sería otra que vender y acogerse a uno de ellos en busca de ser acogido e integrado en una nube y negocio mayores.

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

10 comentarios en “Dropbox y sus dos dilemas: nube propia y la competencia sin margen

  1. ¿Se sabe ya qué diantes ha hecho Dropbox con Mailbox? Quizá ya se sabe y soy yo que tengo la memoria floja… pero un año y pico después de la compra, o acquihire o lo que fuera, si se han movido hacia ser algo más que sincronizar archivos lo han hecho con tanta timidez que me ha pasado desapercibido.

    Yo uso Dropbox como muchos otros, porque lo llevo usando un cerro de años ya, pero el músculo de soluciones tipo Google Drive con sus 15 GB gratis es impresionante. Y el acceso a un público menos early adopter pero dramáticamente más masivo por parte de Google es algo que corre a favor de ellos.

  2. de hecho es tan fácil, tienes gmail y de repente ya lo tienes ahí, usas fotos en Android y… a largo plazo si siguen así, se los comen sí o sí

  3. Creo que el tiempo en el que pudiera haber sido comprado ya pasó. Ni Microsoft, ni Apple, ni Google creo que estén ahora por la labor, no les reportaría mucho beneficio.

    ¿Quién queda? ¿Yahoo! o Samsung?

    1. Pues queda Samsung, cierto, pero no tiene cloud propio. Otro escenario es gente del cloud profesional bajando a consumo como Joyent, Oracle… o Microsoft comprando por la marca y los clientes que no le vendrían mal

      1. OneDrive tiene bastante más uso que Google Drive.
        Y con la integración que han hecho en Windows y Office, muchos usuarios «hard users»
        (usuarios de Windows y ofimática) lo están usando cada vez más y más.
        Google Drive se queda limitado, y es todo online. Mientras que OneDrive permite sincronización offline.

    1. Ésa es buena, como complemento a su nuevo teléfono es un movimiento que sería interesante ver en acción… pero claro, si el teléfono en sí ya es una macrointerrogante (y yo no sé si darle mucho chance de éxito) sumarle el combo de integrar bien algo como Drobpox (caso de que compraran) es complejo… to say the least.

      1. Yo iba sobre todo por el tema de que el cliente de Amazon Cloud Drive es bastante flojo (al menos la última vez que lo probé en escritorio). Y a fin de cuentas la tecnología no deja de ser de Amazon…

  4. Hay un servicio diferenciador de Dropbox que no ofrece ningún competidor gratuito: el servidor web. Si compartes públicamente el enlace de un archivo con extensión html, te sirve la página con protocolo http. Gracias a esto puedes montar una página web (básica) y servir a tus usuarios todo tipo de ficheros en el navegador que ningún otro servicio gratuito puede ofrecer.
    Mientras Google y Microsoft no ofrezcan este servicio, mucha gente seguiremos dependiendo de Dropbox.

Los comentarios están cerrados.