Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Echando un vistazo a los planes de Dropbox para su producto queda claro que no quieren quedarse en ser una «herramienta de sincronización» sino que quieren ir hacia «la capa de usuario» ofreciendo funcionalidades de consumo de los contenidos compartidos. De momento introducen previsualización de documentos y vista especial de fotografías, dejando para el futuro la reproducción de música que debería llegar tras la compra de AudioGalaxy

Es con las imágenes donde hay un mayor cambio respecto a la lógica actual de Dropbox, ofrecerán no ya navegar a través de ficheros sino funcionalidades de herramienta especializada: agrupación por fechas de las fotos, vista de catálogo, facilidades para compartirlas individualmente o en lote temporal… en definitiva, una lógica pensada desde el contenido y no desde «acceder y trabajar con ficheros».

Es, más incluso que la del escritorio, la metáfora que más tiempo lleva siendo utilizada en la informática. De hecho Dropbox tuvo el acierto de no intentar complicar la experiencia en absoluto: carpetas y ficheros que se sincronizan, algo que cualquier usuario de ordenador entiende a la primera.

¿Acabaremos pasando página y pensando en trabajo y acceso a contenidos y olvidando la organización lógica subyacente de ficheros? Probablemente nos lleve años, pero cada vez más la nueva generación de herramientas nos aleja de la idea de buscar el fichero en el que está xxx y sencillamente consultamos por ese xxx y esperamos verlo delante al instante: es la forma con la que uno trabaja con Evernote, con Spotify, con Flickr, poco a poco con el sistema operativo… y con la que acabará trabajando conforme el almacenamiento local y el de los distintos repositorios en la nube tienda a fundirse.