Derechos civiles, intelectuales y «geeks»

Publican hoy en Tecchnology Review una reflexión de Gabriella Coleman sobre cómo los derechos civiles se juegan hoy en internet y quienes luchan por defenderlos son «geeks» y no los llamados «intelectuales».

Aunque añadiría algunos matices al artículo de Coleman (sobre todo añadiendo un punto crítico sobre las tácticas de los llamados «Anonymous») coincidimos en un punto que llevo pensando desde hace tiempo: la visión del intelectual del siglo XX que ha dado la espalda a internet y la tecnología (muchas veces los ven como un monstruo de ruido que iguala todas las voces, otras como una amenaza al status quo que les proporciona un modo de vida e ingresos) y es incapaz de articular un discurso sobre los derechos civiles.

¿Qué tenemos la mayoría de los veces? Intelectuales quedándose en un discurso maniqueo sobre propiedad intelectual en nombre de la cual llegan a defender el espionaje de las comunicaciones y mayores limitaciones de la libertad de expresión, mientras que la lucha por los derechos civiles queda en «geeks» (aunque aquí no comparto demasiado el término con Coleman), abogados, hackers y tecnólogos.

Relacionado: Aaron Swartz, in memoriam

2 comentarios en “Derechos civiles, intelectuales y «geeks»

  1. Los intelectuales de éxito (o, como siempre hemos dicho de coña, orgánicos o institucionales) viven del sistema que está siendo alterado, así que tienen un fuerte incentivo emocional y económico para resaltar los costes y problemas que genera la red y no los inmensos beneficios. Estos últimos se ven como algo «chulo» o interesante pero, por favor, por favor, que no altere los procesos de generación de cultura y conocimiento porque eso, no. Nada mejor como leer Los Bárbaros de Baricco para comprender el conflcicto de sensaciones. Es duro asimilar que el proceso por el que pasaste, un duro y meritocrático filtrado de un sistema basado en la escasez, la revisión – justa o no – de iguales y expertos pasa a otro donde la visibilidad es posible de partida y los filtros de reputación quedan desestructurados y abiertos.

Los comentarios están cerrados.