El marco sobre el que quieren que debatamos sobre propiedad intelectual, internet y descargas

House of cards

Ayer estuve en la presentación de una campaña que, a priori, prometía: Atresmedia la comenzaba con una vocación, decían, de dar un cambio de rumbo a las típicas campañas de gobierno y SGAE sobre las descargas en internet y la propiedad intelectual, buscando sumar todas las visiones sobre este tema “poliédrico”. Lo ha contado muy bien Jorge Segado:

“La propiedad intelectual es un asunto complejo y sentimos que debemos abrirnos a muchos caminos para defenderla y mantenerla viva”, dice Silvio González, Consejero Delegado de Atresmedia. Y añade en su comunicado enviado hoy: “No defenderemos que el copyright es el único camino, porque hay productos culturales con licencias copyleft y merecen todo el apoyo, pues además suponen una aportación valiosa a la sociedad.”
[…]

Hemos vuelto al debate simplista de igualar descarga con ilegalidad y hemos rubricado la acción haciendo sentir al consumidor, al fan, al usuario que hay que mimar, culpable de unos efectos que se generan cuando una industria no se adapta: que el empleo se transfiere. Es un argumento mentiroso e infantil, de mal estudiante que no hizo sus deberes.

También lo ha comentado Borja Adsuara:

El verdadero problema no es “bajar” contenidos culturales, ni las “descargas”, ni las “copias”, ni los intercambios de archivos, porque la tecnología lo permite y la gente lo va a seguir haciendo, porque la tecnología no se puede “desinventar”. El problema es la ausencia de modelos de negocio (y de gestión) generalizados.

Una vez que eres quien inicias un debate siempre tiendes a crear el “frame”, el marco de discusión. Esta vez han ido por la vía apelar a la moralidad y la gente que trabaja en la industria del entretenimiento, por lo que el debate probablemente gire en torno a esos dos puntos ¿se destruye trabajo, cuánto? ¿es moral una descarga “no autorizada”?

Nno sólo por el spot, sino porque creo que el debate debería empezar por otros puntos: ¿Qué derechos tenemos en internet los ciudadanos? ¿a la privacidad y al secreto de las comunicaciones? ¿a la libertad de información sin censura? ¿a la de expresión que incluya enlazar? ¿hasta dónde y cómo?

Y a partir de ahí se dibujará un marco de debate, en mi opinión, razonable de qué reglas se deben cumplir y que modelos para las industrias (y los “creadores” que no son industria) son posibles. Sin embargo se sigue en el empeño de que primero se defina cómo los actuales actores y modelos se sostienen y forzar por vía legislativa o por la vía del intento de adoctrinamiento.

Por supuesto, ante estos intentos la gente salta. No por lo que creen Sgaes, gobiernos, editoras o discográficas, porque “se quiere todo gratis”, porque “los españoles tienen un problema cultural”; el mayor y más importante motivo que estos intentos sean rechazados es que suponen una alteración de algo mucho más crítico para gran parte de los ciudadanos que el entretenimiento y sus “creadores”: la vía por la que ejercen la libertad de expresión y de información, la vía por la que entienden que se están haciendo con “la opinión pública”

Creo honestamente que cada vez hay más “orgullo de pagar en internet”, que la gente aplaude y abraza a los Spotifys, Filmin o Netflix porque se sienten escuchados y comprendidos y que obsesionarse con el extremo de quien nunca va a pagar es perder la foto de la mediana de usuarios.

Por lo que escuché Atresmedia va a dar más pasos y posibilitará debates menos maniqueos. Ojalá, aunque el marco está creado y el mayor impacto – su emisión por televisión – que puede ofrecer la organización, está hecho.

13 comentarios en “El marco sobre el que quieren que debatamos sobre propiedad intelectual, internet y descargas

  1. Antonio, muchas gracias por la cita. Mantengamos la esperanza de que se consiga abrir un debate en mejores condiciones, más rico y más plural.

    Un fuerte abrazo,
    Jorge.

  2. El problema no es con los ‘creadores de cultura’, el problema que tenemos muchos es con los ‘secuestradores de nuestra cultura’. Tengo unos 40 años, toda la ‘cultura’ creada desde que nací está ‘secuestrada’. En el caso de películas, creo que me quedan unos 10 años para poder disfrutar libremente de las que publicasen el año que nací. Con música y libros, mi derecho al acceso a la cultura se limita a la cultura creada hace como mínimo un par de generaciones antes de la mía (creo que son 80 años después de la muerte del autor), el resto puedo acceder a ella pagando, pero no puedo mezclarla, modificarla o usarla de base para otras obras sin permiso del ‘creador’.

    Entiendo que se establezcan unos plazos y márgenes para permitir que un autor explote su obra, pero desde luego para uso personal y sin ánimo de lucro, no se deberían permitir esos plazos.

    1. Es un punto clave que, interesadamente, se deja fuera del debate. El “creador” puede aprovechar todo el procomún pero, ojo, derechos sobre sus obras “creadas” durante décadas…

  3. Hola… saludos a ¿todos?… Bueno a quien lea…
    Soy un “productor de contenidos digitales para adultos”…. o sea hago videos porno que vendo a través de una suscripción mensual en mi propio sitio web.
    Como “creador de contenidos culturales” o sea hacedor de videos cachondos, no vería un centavo si nadie pagara por ver mis videos (otra expresión de la cultura)y si no cobro no puedo generar “contenidos culturales” NO EXISTIRIA MI SITIO WEB y hoy tendría que estar trabajando en algún otro lado, lo mismo va para mis programadores, etc, etc.
    Los españoles no tienen cultura de pagar por las cosas y eso lo puedo atestiguar ya que los videos que hacemos son en castellano y, si bien España es el segundo país en visitas a mi sito, cuando hay que pagar por el contenido, están a la cola… como siempre USA esta a la cabeza de mis clientes de pago. La cultura allí SI es diferente, si el contenido tiene valor lo pagan sin protestar.
    Por supuesto que a mis clientes les doy todas las ventajas de la inmediatez de descarga, videos en HD, sin limites de vision y descarga. Yo me adapté al cliente y este respondió muy bien pero la cultura sigue siendo un negocio del que mucha gente vive. NO ES UNA IDEA ROMANTICA DEL SIGLO 19 o pseudo comunista.
    La verdad es que si no pagas NO hay CONTENIDOS de ninguna clase. Todo lo demás que propongas es ROBAR mi trabajo.

    Saludos

    Chris Marsan

    1. Yo soy Español y residente en España y pago por muchas cosas que podría obtener gratuitamente. Incluso aporto mensualmente dinero a proyectos como la wikipedia porque me parecen importantes. Estoy cansado de oír que ‘los españoles no pagan’. ¿Has pensado si la capacidad económica de tus usuarios es la misma? ¿Están tus precios ajustados a la economía de cada país? Lo siento, pero que yo pague 300 euros por algo y que lo pague un Alemán, en general, no nos supone el mismo esfuerzo. Yo compro juegos, películas, música y lo que me gusta cuando tiene un precio que considero ‘decente’ y que me puedo permitir, pero evidentemente hay muchas más prioridades y el ‘entretenimiento’ es de lo primero que uno se limita cuando va justo.

    2. Lo primero que habría que aclarar es si el porno es algo creativo, y si debería tener copyright (una cosa algunos seguís confundiendo el copyright con los derechos de autor y no son lo mismo. Por ejemplo como autor copyleft, mis obras tienen derechos de autor aunque renuncie al copyright. Ya que cualquier licencia libre, como Creative Commons, permiten la copia, incluso para uso comercial. Eso sí los derechos morales, como el de autoría se mantienen).

      Por otro lado, como hombre que soy, prefiero mil veces el porno amateur, como el que se en algunos portales de streaming o descarga. Hace una eternidad que no bajo nada de lo llamado “comercial”.

      En USA lo que defendís es el copyright, y realmente los llamados derechos patrimoniales, vamos básicamente el dinero. De ahí la diferencia entre lo que vosotros llamáis copyright y el derecho de autor europeo. Es más en USA, se puede registrar cualquier tontería, incluso aunque no lo hayas hecho tú (trolls de patentes y de copyright, como se llaman vulgarmente).

      Sobre la falsedad de que los españoles no pagan, pués… que decir. Lo que ocurre es que lo primero en España, no se tiene unos sueldos tan altos como en USA, y por otro lado, los españoles -aunque parezcamos idiotas- no lo somos. En USA tenéis una vena consumista de consumir cualquier tontería. En España nó, y sólo se compra lo que merece realmente la pena. Todo esto sin hablar de porqué los precios de los productos de la industria de la propiedad intelectual se venden más caros, que aún no sé porqué (eso sí, se escucharon excusas de todo tipo).

      Luego hay otra cosa que demuestra mucha prepotencia de la Industria y de la que la representáis, pensáis que Internet nació para el copyright, y que todo debe girar alrededor de este. El caso es que ahora Internet tiene una enorme cantidad de contenidos creados por los usuarios, contenidos libres, al menos para uso no comercial y muchos de ellos verdaderamente libres, para uso comercial.

      El tema del procomún. Es curioso porque la gente que escucho sobre las descargas y que dicen odiar las copias, son los que más copian. Precisamente el mundo del porno o los contenidos para adultos denotan una falta de creatividad enorme. Por poner un ejemplo cuando sale una película normal en el cine, a las pocas semanas está su parodia para adultos ¿eso no es copiar?… No dijo a efectos legales, sino que es una copia y para odiarlas algunos tanto bien que copian.

      Por último, la mayor hipocresía de la Industria de la propiedad intelectual y en especial de Hollywood, es que esta nace bajo precisamente la piratería (violación de las patentes de Édison). Y sinceramente sabiendo lo que hace y como es USA, no puede pretender dar lecciones ni de moral, ni de dignidad y menos de educación a España o cualquier otro país. Cuando dicha Industria de la propiedad intelectual actúa, digamos de manera irregular… y además los informes que crea sobre este tema de la piratería, se lo pueden creer niños pequeños (como el panfleto 301, aunque allí lo llamen informe) con cuentas de la vieja, es decir la mentira de que una descarga o copia es una venta menos o metiendo los contenidos copyleft como si fuesen piratas, porque como no se pagan (algo corroborado por la propia industria).

      Salu2
      PD: Copiar no es robar. Si no afecta al patrimonio, y una copia no afecta, no hay robo por ningún lado.

    1. Hola Lucanor, lo que tengo es un mecanismo antispam, el primer comentario de alguien nuevo requiere aprobación previa, luego ya puedes criticar (con educación eso sí) todo lo que quieras. Si miras el histórico verás muchas discrepancias

      1. Pues rectifico. Un comentario anterior mío nunca llegó a pasar y pensé que lo habías censurado. Deberíais tener cuidado con esos sistemas antispam que deciden por vosotros y os quitan potenciales lectores.

  4. La verdad es que cuando he comentado antes no había visto el anuncio de A3 y lo acabo de ver en la tele y pone los pelos de punta… ‘Nada es gratis, siempre hay alguien que lo paga’. ¡Menudo mensaje!

    Precisamente ahora lo que hay es una explosión de creatividad y de contenidos disponibles para todo el mundo de forma prácticamente gratuita. Lo que se ha acabado es el ‘monopolio’ existente antes, de forma que para llegar al gran público sólo podías hacerlo a través de los ‘canales’ ya establecidos (editores, distribuidores, grandes medios…) que son precisamente los ‘dinosaurios’ que ven amenazado su ecosistema y se niegan a evolucionar para adaptarse.

    Ahora cualquiera con talento puede intentar darse a conocer y con suerte, conseguir financiación, vía donaciones, vía crowdfunding, vía merchandising o de otras formas que ni se me ocurren ahora mismo. También los hay que directamente dejan libre sus ‘creaciones’, por convicción, porque no les interesa ‘hacer negocio’ o símplemente porque creen que es una buena forma de que otros lo mejoren y así beneficiarse ellos también.

    Lo siento, pero sí hay cosas gratis, así ha sido siempre y así será y así debe ser. El ser humano es social, colabora con sus semejantes y los imita y así es como aprendemos y evolucionamos. Ninguna empresa ni ley va a impedir que comparta con mis semejantes todo lo que pueda, sobre todo si hablamos del mundo de las ‘ideas’, que el compartirlas no me empobrece de ninguna forma.

    1. Lo peor la parte de “TODOS somos responsables”.

      ¿Todos? ¿Mi abuela que no sabe ni lo que es un ordenador también?
      Esto suena a canon en los presupuestos generales.

  5. Pues dile de mi parte a A3Media que empiecen por volver a habilitar el uso de Chromecast en su página web y todas las buenas intenciones sonarán más creíbles.

Los comentarios están cerrados.