Ganadores y perdedores de la guerra de la privacidad de Apple y su Intelligent Tracking Prevention

Un par de comentarios sobre este tema que da The Information (requiere suscripción, un extracto en lo de Gruber y más citas y comentarios en Hacker News). Las prácticas de Apple con su guerra a las cookies de terceros en Safari (y también con fuertes limitaciones a la longevidad de las cookies del sitio que está visitando el usuario, más a fondo en Digiday) evitan la segmentación en la web hasta cierto punto.

Hay un claro ejemplo de actores que no pueden segmentar a usuarios y ofrecer publicidad en función de su historial de navegación: las empresas de publicidad basadas en datos. Esto afecta también a los integradores de dichas empresas, las webs, por ejemplo las de los medios.

¿Resultando perjudicados también los anunciantes al perder efectividad? Hay que tener en cuenta que las prácticas de Apple no evitan la segmentación mucho más poderosa que hacen los gigantes de internet en los que estás «logueado»: Instagram, Youtube, Twitter, Facebook. Este tipo de plataformas salen ganando por partida doble. Por un lado no son sensibles a las restricciones de Apple y Safari, por otro ofrecen una publicidad más segmentada y presumiblemente más eficiente que la de las webs normales, entre ellas las de los medios.

Se está celebrando mucho «el éxito» de Apple a la hora de poner límites a la segmentación vía historial de navegación de los usuarios en Safari. Mi impresión es que puede acabar empujando a muchos creadores de la web (entorno en el que cada vez es más difícil rentabilizar un proyecto) hacia plataformas de terceros en las que encuentran audiencia y presumiblemente compartir ingresos de una publicidad mucho más segmentada y basada en perfiles.

El libro frente a la inteligencia artificial y los asistentes de voz

Este mes me tocó moderar en Bilbao una mesa en la VI Jornada de ‘El autor en el nuevo mundo de la edición’ que organiza la Asociación de Escritores de Euskadi. El tema que propuso la organización era «El libro frente a la inteligencia artificial y los asistentes de voz», acompañé a Nieves Ábalos (fundadora de la plataforma laboratorio Monoceros) y a Luis Collado (Global Product Partnerships Manager EMEA en Google)

Traigo el vídeo con la mesa completa, que creo que cumplió bien con la idea de introducir el debate, ajustar expectativas con el estado del arte en las disciplinas y esbozar algunos de los retos que el desarrollo de la IA tendrá en el mundo del libro (el mérito, claro, es de los expertos con los que compartí la mesa).

En todo caso para mi hay temas en los que profundizar mucho sobre tecnología y libro: uno lo tocamos en la mesa, la aparición de asistentes que te ayuden a escribir como Juan Manuel de Prada, con lo que se abre un futuro fascinante; otro creo que es más difícil de atacar, sobre si el libro como objeto-fetiche de la cultura es mucho más resilente que lo que los tecnológos suelen pronosticar y dado que ha resistido a la radio, la tele, la oleada de internet en el PC, internet el móvil y al libro electrónico… deberíamos ser mucho más prudentes a la hora de vaticinar «transformaciones»

Desplataformización

Más allá del personaje de Milo, su caso de «desplataformización» (perdón) es un baño de realidad sobre la web de hoy: puedes creer que tienes un tirón, una comunidad de seguidores, pero es una verdad a medias. Internet está centralizado en 3-4 plataformas, fuera de las cuáles hace mucho frío y apenas se puede aspirar a proyectos de nicho.

Incluso los que son capaces de mantener grandes páginas (por ejemplo los medios líderes) tienen equipos dedicados a trabajar en las plataformas en orden a conseguir visibilidad. Es más el gran cambio de visión respecto a Facebook y sobre todo Instagram y Youtube es que las redes ya no aparecen como un lugar donde compartir enlaces y conseguir tráfico hacia la web, son espacios donde desarrollar el trabajo con narrativas nativas.

La idea no es traerte al usuario a donde tienes realmente tu medio (con tu relación directa y tu negocio) sino llevar la publicación a esas plataformas en una suerte de medio distribuido. La situación es cesión de control: no es tu usuario, es de la plataforma, no puedes hacer lo que quieras sino lo que Facebook o Youtube permitan, no controlas la visibilidad (tienes el caso de que de repente Facebook crea que lo importante sean los medio y tengas métricas espectaculares, y luego se lo piensen y si quieres llegar a tus seguidores tengas que pagar por ello), hay implicaciones de libertad de expresión y de información….

Con ese cuadro uno podría concluir que lo mejor es tener tu web o tu app (aquí se tiene la intermediación de Apple y Google) o incluso hacer como Milo y otros y refugiarse en plataformas menos «arbitradas» como Telegram o las listas de correo. Esa apuesta tiene un precio de que tanto el descubrimiento como la «viralidad» y la fidelización son mucho más difíciles de conseguir que en las plataformas. La web de hoy está centralizada por mucho que a algunos nos pique y decidamos volver a escribir en el blog en lugar de hacer un hilo largo en Twitter

Movavi: conversor de formatos de vídeos para Mac y Windows. Patrocinado

Movavi conversor de formatos de vídeo para Mac

Tenemos vídeos creados por nosotros o descargados de internet; luego tenemos el iPhone, iPod, iPad, móviles Android, Samsung Galaxy, Google Nexus, Playstation, Xbox… un montón de dispositivos, cada uno de los cuáles acepta y funciona mejor con un determinado formato de vídeo.

Para resolver este problema tenemos herramientas como Movavi, un conversor de formatos de vídeo para Mac y Windows (más información en su web) que además añade tareas de edición básicas (cortar, rotar, recortar, estabilizar, mejorar la calidad de imagen) y permite guardar y trabajar con todos los tipos de fichero: FLV, AVI, MPEG-1,2, MPEG-4, WMV, MKV, MOV, SWF, VOB, 3GP, WEBM, MP3, WAV y AAC, entre otros.

A todo eso podemos añadir efectos sencillos que den un toque diferente a nuestros vídeos. Por ejemplo, el efecto cámara lenta, el de cámara rápida, el añadir una pista de audio, crear vídeos a partir de fotografías… uno de los más interesantes es cómo poder capturar el vídeo de la webcam para usar el resto de funcionalidades de edición y luego tener el formato adecuado para cada dispositivo y también para cada web de vídeo o red social.

Algo para lo que también puede ser útil Movavi es para comprimir ficheros multimedia que tengamos en nuestro disco duro. Si nos falta espacio es probable que se deba a grandes vídeos o películas que están ocupándolo: al usar la herramienta conseguiremos «adelgazar» esos archivos, algo que también es muy útil a la hora de pasarlos a un tablet o móvil que suelen contar con menos espacio de almacenamiento.

Por último, si tienes el problema de poder publicar en diferentes sitios web o redes como Facebook , Youtube, Instagram, Vimeo… un conversor de formatos de vídeo también te va a ayudar. Al fin y al cabo se trata de guardar el vídeo de manera que funcione y optimice la experiencia en cada sitio.

Benditos bares: La mejor campaña de branded content del año

Benditos Bares

Hoy puedo presumir de colegas y compañeros con orgullo, el proyecto Benditos bares de Coca cola realizado por Social Media ha ganado el premio DigitalAwards2017 a desarrollo más innovador de Branded Content.

Se trata de un trabajo de periodismo de marca y de datos que, aunque esté mal que sea uno el que lo diga, es un ejemplo estupendo de lo que podrían hacer marcas con contenidos: un proyecto de gran interés para el público, con un valor, relevancia y calidad de ejecución que le permitiría estar en los mejores medios del país (de hecho muchos se hicieron eco del mismo) y que posiciona y sitúa a la marca en el territorio donde quiere estar.

Siendo mis colegas y compañeros va a ser difícil ser percibido como neutral, pero os invito a visitar el sitio de Benditos bares porque son los que mejor han contado el fenómeno social – y empresarial – que son estos sitios en España.

LG V 30: he pasado un día entero con el teléfono del IFA 2017

He pasado un día entero con el teléfono del IFA 2017, el LG V 30, y lo he contado con pelos y señales en Xataka. Lo mejor: diseño y sensación en mano, gran nivel del V30 para alcanzar las seis pulgadas con ese tamaño de terminal y ese peso de apenas algo más de 150 gramos; lo peor: sin fecha salida oficial ni precio; las dudas: la cámara y el audio prometen mucho pero en las primeras impresiones con una unidad de preproducción no acaba de verse del todo.

De hecho también tenemos esas primeras impresiones en vídeo:

Note 8 y la barrera de los 1000 euros

Junto a César Muelas participo en el debate en Xataka sobre el heredero de uno de mis teléfonos favoritos de siempre: el Note 8. En lo técnico creo que va a haber poco debate, si acaso hay un caso de marketing interesante (como discutimos en el vídeo, Samsung podría haber jubilado la marca Note pero eso hubiera sido una aproximación que quienes quieren ser líderes no se pueden permitir) y el precio.

Samsung Note 8

En Xataka Javier Lacort tiene un análisis de los precios: hay que remontarse a los tiempos del reinado de Nokia para encontrar una situación similar (ajustando inflación, claro). Con un mercado en el que el precio medio por smartphone va a la baja año tras año (aquí pesa la entrada de muchos usuarios de países en vías de desarrollo) el reto para fabricantes como Samsung es permanecer en la franja de gama alta que permite obtener margen frente a la dureza que afrontan los fabricantes centrados más abajo.

Añadir suficiente valor (aquí con Note está la parte del lápiz más tener lo mejor de lo mejor en el resto y sumar la realidad virtual y el sacar sistema de escritorio) y tener una marca a la que el consumidor abierto a pagar 1000 euros por un teléfono tenga en la máxima de las estimas. Mis dos céntimos: a falta de poder probar el Note 8 (ganas no me faltan) soy de los partidarios de que si en algo hay que invertir es en lo que uno utilice más (y para muchos perfiles cada vez más es el smartphone), pero a la vez que en calidad/precio va a haber propuestas más redondas cuando el nuevo Note salga al mercado.

Insert Coin: nuevo programa para Xataka

Hoy andamos de estreno en Xataka, donde todavía me dejan aparecer en algún vídeo, con Insert Coin: una entrevista mensual (ojalá quincenal) en la que alguien especialista en uno de los territorios del medio vendrá a contarnos algún caso especial. Estrenamos con el gran Pablo Fernández Burgueño y el caso del robo de 50 millones de dólares en Ethereum

El tema del manifiesto del empleado de Google nos ha venido grande a los medios

Esto es el trabajo de días de mi compañero Javier Jiménez. No es tanto sobre el caso del manifiesto del empleado de Google como sobre el debate de fondo: si existe el dimorfismo sexual en el ser humano, si hombres y mujeres somos diferentes más allá del físico y en qué.

Esta pregunta a su vez, «abre» otras muchas: qué ciencia debe responder acerca de la naturaleza humana, por qué los consensos actuales en biología, psicología y sociología responden de manera diferente. Se podría seguir durante días: si la evolución termina cuando aparece el ser humano en el que todo es social por la plasticidad de su cerebro o por el contrario nuestra mente sigue siendo en parte un juguete de los incentivos evolutivos; cómo explicamos los universales que se detectan en todas las sociedades y cómo se llega a una consilencia científica en la que encajan lo que sabemos a través de la genética, la psicología y sociología (cuando se practican con un método científico), la antropología, la etología, etc, etc….

El tema del manifiesto del empleado de Google nos ha venido grande a los medios, a los tuiteros y, sospecho, a todo bicho viviente que se ha metido en él. Y lo hemos capeado con lo que teníamos a mano: ideología, el mejor atajo para cuando la realidad es tan compleja que nuestra misión (contar la verdad) está muy por encima de lo que somos capaces de explicar.

Apunte adicional: algo que refuerza las explicaciones «culturalistas» es que es mucho más fácil para un periodista, incluso para los que suelen tratar con temas de ciencia, el crear un relato con ellas, llegar a conclusiones fáciles y simples, con una causa clara. ¿Que por qué hay tal desigualdad? Porque hay una cultura de la discriminación que [aquí viene un ristra de interpretaciones, algo parecido a hechos y citas seleccionadas para que encajen en el relato y el trabajo de contar el mundo se reduzca a lo que a la mayoría de periodistas actuales nos gusta hacer, comentario de texto]

Masterpass: así es la nueva experiencia de compra #ofrecidopor Mastercard

Masterpass de Masterc

Entre las barreras a la compra online los expertos en comercio electrónico suelen subrayar dos que se dan en el momento del pago: la desconfianza a dar los datos de la tarjeta a páginas por no estar convencidos de que sea una transacción segura y, cuando no sucede eso, la escasa usabilidad a la hora de comprar por tener que repetir cada vez muchos datos y rellenar múltiples formularios.

Masterpass es fácil de definir: aporta una experiencia de usuario que se integra en los comercios electrónicos para que con un click se pueda realizar la transacción.

¿Qué nos ahorramos? Volver a registrarnos en cada sitio web o rellenar formularios con los mismos datos una y otra vez; nos ahorramos también tener que recordar una nueva contraseña puesto que usaremos la que ya tenemos con el banco. Es más, gracias a Masterpass podremos agrupar todas nuestras tarjetas en un solo lugar: de esta forma la experiencia de compra online se resume en pulsar en el botón “Pagar con Masterpass”, introducir el usuario y contraseña de nuestra entidad y seleccionar la tarjeta de pago que queramos utilizar.

Para saber qué entidades ofrecen ya Masterpass podemos ir a su web, donde también podremos informarnos acerca de aquellos comercios más destacados que lo aceptan. Para conseguir nuestra cuenta sólo tendremos que iniciar sesión con el usuario y contraseña de nuestro banco y violá, de la seguridad de todo el proceso se encarga Mastercard.

Y como todo se entiende mejor si nos lo resumen en vídeo, os dejamos con una pieza en la que se explica por completo cuál es la filosofía y el funcionamiento de Masterpass