No pagar cuando el libro cuesta apenas un euro

Al hilo de este mensaje de Juan Gómez Jurado sobre uno de sus libros y el hecho de que a pesar del precio y la ausencia de DRM siguiese habiendo gente que lo bajara gratis desde páginas desde descarga surgieron varios debates / intentos de explicación.

Desde que hay gente que teme meter la tarjeta todavía en el proceso de compra hasta el posible desconocimiento de que estuviese a ese precio, sin olvidar que es muy difícil saber cuánta gente lo descarga y luego, además, lo lee (hay mucho síndrome de bajar todo lo que se pueda “por si acaso”)

Yo añadiría como esbozaba Raúl que también hay un reto no logrado en el libro, que es el de que la experiencia de comprar sea mucho mejor que la de la conseguirlo desde páginas de descarga.

Cierto que Amazon y Kindle están muy bien hechos, pero la sensación para el usuario es que es una tienda sólo para usuarios de esa plataforma. Y el hecho de que no haya un “Spotify” o sitio reconocido con una gran experiencia para conseguir el contenido refuerza ese prejuicio de que “en el sitio de descargas sé que me funciona” (hábito) y es más fácil de facto.

En todo caso, hay un punto que creo que toca destacar. Cuando he visitado páginas de descargas y había libros de Juan Gómez Jurado, un patrón ineludible era la presencia de comentaristas defendiendo la compra frente a la descarga. En parte por la comunidad de seguidores que Jurado se ha granjeado, en parte por la cada vez más desarrollada cultura de orgullo del pago y recompensa al escritor.

Contra la visión mítica del “ingeniero emprendedor en Sillicon Valley”

Felix Salmon reseña No Exit: Struggling to Survive a Modern Gold Rush un libro (casi diría un reportaje largo de 48 páginas, algo más de un euro en versión electrónica) y lo hace recogiendo su crítica de la visión mítica del “ingeniero emprendedor en Sillicon Valley”

…demuestra lo miserable que es la vida del fundador [de una startup], y plantea la cuestión de por qué alguien voluntariamente se sometería a una cosa así.

¿Por qué tanta gente en Silicon Valley quieren ser fundador de una startup? Debido a que cada emprendedor que conocen siempre está “partiéndolo”, teniendo un éxito abrumador, a punto de cerrar una gran ronda, etc etc De alguna forma deben saber que esto es imposible: si el 90% de las nuevas empresas fracasan, simplemente no puede ser el caso de que todas las startups que conocen están teniendo éxito

El libro ya está en mi pila de lecturas.

Dos de “así es Sillicon Valley”

No, la adopción de la tecnología no se está acelerando

adopción tecnología

Un buen análisis en Paleofuture de Gizmodo crítico con otro de Vox “basado en datos” que me ha recordado cuando hablamos de el problema del periodismo de datos

¿Qué pasa con el acceso de tecnología en la historia y la desigualdad económica? Aquí es donde el mayor argumento de Vox sobre la definición de las generaciones por la adopción de tecnología en lugar de la edad se desmorona, tanto si hablamos de hace unos 100 años o en la actualidad.

Airbnb vale 10000 millones de dólares

Piso Airbnb

Al menos eso cree TPG que acaba de invertir 500 millones en el “marketplace” de alquileres P2P. En TC

Airbnb cuenta con más de 600.000 anuncios desde casi 200 países. El Wall Street Journal informó a principios de este mes que los ingresos en 2013 fueron de unos 250 millones de dólares, más del doble de lo que hizo el año anterior.

Relacionado: A Airbnb (y a la economía P2P) le quieren poco los legisladores

PS: por cierto, menuda valoración a 40 veces facturación, a eso se le llama confianza en el crecimiento

Nike y sus titubeos con el hardware

Nike tecnología

Durante los últimos dos años hemos seguido el proceso por el que Nike ha ido tornando en una compañía cada vez más tecnológica con movimientos como la creación de su propia aceleradora de startups, un API para terceros o productos como la Fuelband.

Sobre esta última Cnet ha desvelado el despido del equipo tras el proyecto, lo que se ha leído por muchos como el fin de la pulsera “cuantificadora” de Nike y, en segunda instancia, de su intento por entrar en el hardware.

Nike ha hecho una especie de denegación a medias anunciando nuevos modelos de Fuelband pero sin entrar en el fin del equipo que la hacía.

Hacer hardware no es fácil, diferenciarse en el sector de las pulseras cuantificadoras tampoco, que además encaje en el negocio y visión de futuro de una empresa como Nike todavía menos. Lo interesante será saber hasta donde Nike ha decidido enfriar su conversión en una empresa más tecnológica y hasta donde se trata de un paso atrás para “coger carrerilla” y enfocarse en proyectos más software y de integración con terceros (sobre todo con Apple).

Causas y azares 18

Llega este “Causas y azares” a su edición número 18 como recopilatorio semanal de enlaces con las mejores lecturas que uno ha encontrado y compartido en twitter, la página de Error500 en google Plus o en los dos magazines en Flipboard. Ahí van los links:

  • La mitad de los trabajadores del sector tecnológico en Nueva York no tienen título universitario. En NYT.
  • En WSJ apuntan a que la brecha salarial por género desaparece cuando se meten otras variables (educación ej).
  • Los números de MyTaxi en España, en Genbeta. Desde que lo uso no quiero otra cosa, ni taxi de parada ni de calle.
  • Para leer con calma: lo que lo sucedido con el Tamiflu nos dice sobre farmacéuticas y pruebas de medicamentos. En The Guardian.
  • La tasa de crecimiento de la inversión publicitaria vuelve al nivel anterior a la crisis. En el blog de Zenith.
  • Me ha gustado Xabel Vegas sobre “la nueva canción protesta” (léase ej ese detrito que ha sacado Amaral)
  • Correlación pintoresca: cuanto menos sabe un estadounidense situar Ucrania en mapa, más quiere intervención militar. En WaPo
  • Estudio apunta “aumento uso de internet ha causado menos adscripción a religiones”. En MIT (aunque “causado” me parece mucho decir).
  • ¿Por qué un videojuego nunca será una película?. En VidaExtra.
  • Alexey Pajitnov explicando por qué Tetris es todavía popular tres décadas después. En Venture Beat.
  • La historia de Chipotle y su transformación, en Quartz (lo tengo pendiente, a ver si en el próximo viaje a Estados Unidos cae).
  • Buena historia en Pando sobre Stewart Butterfield, obre su gran fracaso y sus éxitos “pivotando” con Flickr y Slack.
  • “El Ayuntamiento de Madrid quiere desahuciar a MediaLab-Prado” En El Diario.
  • Prismatic y su proceso de rediseño, tests y datos para decidir renuncian al grid (que yo odiaba) y han vuelto a lista
  • El mercado nos hace parecer malos. En Nada es gratis.
  • Jotdown y una interesante conversación con Manuel Illescas.
  • ¿Existe una burbuja de periodismo de datos? Felix Salmon en Politico.
  • Menos megapíxeles. ¡Es la guerra! En Xataka sobre los pros y contras de la tendencia de olvidar la carrera del megapixel en fotografía ejemplificado en la Sony a7s (que tiene muy buena pinta por cierto).

Os dejo con Neuman que trae adelanto del próximo disco, “Turn it”

La ambición de Dropbox

Dropbox API

En el blog de Dropbox:

Empezamos nuestro viaje hace siete años con Dropbox, una carpeta mágica para mantener tus cosas seguras. Pero a medida que hemos ido construyendo Dropbox y hemos visto cómo ha ayudado a millones de personas en todo el mundo, esa carpeta magia se ha ido convertiendo en mucho más: un hogar para la vida. En la empresa, hemos estado llamando a esto “Capítulo 2″. No sabes lo emocionados que estamos para mostrar lo que viene.

Llevan desde su nacimiento con la idea de quitarse de encima el complejo de ser una funcionalidad y no un servicio completo. Los pasos parecen claros, Carousel (almacenamiento, galería y compartir fotos en Dropbox y el móvil), empuje con Mailbox hacia Android y el escritorio y por último un proyecto de integración con Office de Microsoft que compite directamente con las funcionalidades de Office 365.

Un aspecto interesante a observar con Dropbox es cómo valora y maneja el precio de almacenamiento. Consigue clientes con él y la sincronización, pero ve su futuro – parece ser – en hacer muchas más cosas, con una lógica interesante: a menor barrera de entrada (precio por gigas) más capacidad de atar a una base de usuarios amplia a su ecosistema. ¿Espacio gratis para conseguir convertir en otras áreas? ¿creación de valor en otras áreas para que la gente acabe pagando por espacio y sincronización? En esa misma batalla andan Google, Microsoft y Apple

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Donde dije Google TV, digo Android TV

Android TV

Por aquí seguimos mucho el proyecto de Google TV, que conceptualmente nunca me convenció (buscar no es para la tele) y que fracasó en gran medida porque el modelo que proponía a los fabricantes era bastante peor que adoptar Android y personalizarlo.

Parece que Google ha tomado nota y que para el próximo I/O está cocinando “Android TV”, filtrado por Verge y comentado en Giga OM.

Cosas que me suenan bien: diseño muy simple (la televisión no es para la complejidad, para buscar ni teclear) y enfoque absoluto hacia el consumo de contenidos (la tele no es para la interactividad). En todo caso la duda como atraer a los fabricantes (de las teles, Roku y similares) o si apuesta por su propio set-top box (competidor curiosamente no sólo de Apple TV, también de Chromecast) y en general cómo negocio con Netflix y compañía cuando también quiere ser un proveedor de contenidos con Google Play (Giga Om apunta a un control muy fuerte de la experiencia, incluyendo recomendaciones)

En todo caso me suena mucho mejor que la mayoría de las propuestas porque apunta a lo que uno mismo “exigía” hace más de un año: no hay “smart tv” sin integración de contenidos