No diga videoblogger, diga «youtuber»

Malviviendo

En Genbeta recogen un fenómeno que llevo observando desde hace tiempo, el triunfo del youtuber:

Cualquier persona que quiera publicar vídeos tiene que estar presente en YouTube si no quiere pasar desapercibido… hasta las productoras profesionales. Cartoon Hangover está obteniendo resultados subiendo sus series (incluida su Bravest Warriors) directamente a YouTube, y los famosos documentales de VICE se pueden ver directamente en ese portal

Más que el perjuicio para otras plataformas, aquí lo realmente destacable es – en mi opinión – la propuesta centralizada ha ganado la apuesta a la distribuida, en contra de lo que sucedió con los blogueros. El hecho de que se haya impuesto hasta la marca «youtuber» refleja cómo el vídeo está acabando siendo el reinado de un actor que controla distribución porque controla la visibilidad.

Eso sí, no descartaría que el fenómeno de los videobloggers fuese el opuesto al de los blogueros – que ahora están tendiendo a cierta centralización – y a la hora de potenciar su marca propia, lograr autonomía respecto a Google y controlar su negocio acaben intentando salir de Youtube.

Relacionado: Malviviendo, una serie de televisión para internet