Valor y ruido en la cámara conectada y con aplicaciones

Galaxy Camera

Hoy publico en Xataka una review diferente, la Galaxy Camera de Samsung tras un mes de uso. Es un género que queremos probar – es diferente la opinión que tienes de un cacharro tras unos días que tras varias semanas – y me apetecía mucho hacerlo de este dispositivo por lo que tiene de rompedor en el mercado de la fotografía

Al final queda un repaso de qué valor he encontrado en eso de tener una cámara conectada y con Android y sus aplicaciones, cuánto hay de elementos que se deben quedar y cuánto hay de ruido y entorpecimiento de la experiencia. Mi impresión está matizada porque utilizo como cámara personal la Nex 6 de Sony, que tiene aplicaciones pero no Android y usa como conectividad Wi fi Direct para pasar al teléfono las fotos.

Elementos de mucho valor: edición en la misma cámara y subida. Se optimiza el caso de uso «disparo, edición básica rápida con Snapseed y subo / comparto». Lo que con cualquier otra cámara son X pasos (unos 8 tengo calculados con la Sony), con la Galaxy son dos o tres y todos con el mismo cacharro. Luego hay cosas como el «auto upload» a Dropbox y Google+ (como comento en la review, estupendo para casos de censura) que además facilita mucho el almacenar las fotos; y no olvidaría el tema de esa pantalla de 4.8 táctil que hace del visionado y la edición una gozada

Elementos que provocan ruido: si uno empieza a instalar aplicaciones y permitirle notificaciones… pues tendrá una máquina más que te interrumpe. Hay una penalización en peso y autonomía respecto a su gama, a la par que hay que considerar la valoración de tener una segunda conexión. Hay que considerar también la gama de la Galaxy Cámara, que ni siquiera es compacta del sector alto y por tanto no encontramos ni RAW, ni controles físicos ni la calidad óptica que uno encuentra en modelos como la Nex… aunque superior en todo lo fotográfico a cualquier smartphone

Ya estamos viendo una convergencia muy marcada. Llevamos años pronosticando el fin de la compacta de gama baja a manos del smartphone y hay una carrera en todos los fabricantes para ir hacia arriba, ofrecer valor – alguno de lo que tienen los smartphones – y satisfacer a ese usuario «social y en tiempo real». Creo que la Galaxy tiene algunos puntos que, más pronto que tarde, veremos en la mayoría de cámaras del mercado