Turntable: habemus nuevo juguete musical, todos queremos ser el DJ

Turntable

Habemus nuevo juguete musical, Turntable, que parte del principio de que a muchos nos gusta «pinchar música» para los amigos, recomendar y presumir de gustos musicales. Llegas, te identificas con tu usuario de Facebook (es preciso tener a algún contacto que ya sea usuario de Turntable) y se elije «sala» (o se crea una). Dentro de cada sala la experiencia es que se rota a la hora de pinchar (tienen un catálogo muy bueno, también puedes subir canciones), cada usuario elije qué música suena por turnos y el resto vota cada canción, de forma que si una recibe muchos negativos, se quita. Alrededor de Turntable también hay un juego basado en el prestigio: cuántos fans como DJ acumulas, cuántos votos positivos… aportan puntos para poder cambiar de avatar.

Resulta curioso que lo «social en la música» lo haya acabado conquistando un servicio que no lo tenía como prioridad, Spotify. Sobre la mesa tenía buenos competidores como Blip.fm, Pownce o Last.fm, más tarde Apple sacó Ping, pero al final Spotify se hizo con el interfaz entre el usuario y la música, añadió integración con Facebook y las listas se erigieron en una gran vía de descubrimiento de nueva música. Ahora que la opción gratis de Spotify es más floja, se abre una ventana de oportunidad para aquellos que apuestan por un verdadero «grafo musical». A muchos de mis contactos en Facebook no les dejaría ponerme la música (el recíproco es todavía mayor me temo) y Turntable gira en torno en crear una comunidad real sólo sobre la música.

¿Qué me parece Turntable? De entrada un juguete divertido, bien pensado y bien ejecutado. Uno que es «yonqui» de los servicios de música online está dispuesto a dedicarle tiempo a poco que vea a viejos conocidos en el servicio. De entrada mi impresión es que está algo aislado, no hay notificación a Last.fm de qué canciones escucho en Turntable (para mi es fundamental) ni permite importar / exportar listas de canciones a Spotify o Songbird (mis dos servicios habituales para escuchar música). A eso sumaría que Turntable es más exigente en atención que la mayoría de servicios que han funcionado en la música online: Last.fm, Pandora y hasta Spotify se basan en que uno los puede dejar en segundo plano corriendo, sonando buena música mientras hace otras cosas online. Con Turntable aparecen nuevas exigencias para acudir a su pestaña (votar, elegir nuevas canciones según los votos recibidos en la sala), pero también es cierto que estamos en tiempos mucho más «multitarea»… miedo me da porque me está empezando a gustar el nuevo juguete.

PD: si alguien me quiere acompañar, he creado sala en Turntable, «Canciones para una orquesta química»

Los comentarios están cerrados.