Trae tu propio dispositivo, pero nada de «nubes de otros»

Ha dado bastante que hablar la prohibición de usar Siri por parte de IBM a sus empleados, pero el caso es que ni es la primera (la propia IBM no permite Dropbox o iCloud) ni será la última vez que veamos una fuerte tensión entre los empleados y el departamento de TI a cuenta de qué se puede utilizar.

Hasta cierto punto la batalla del «Trae tu propio dispositivo» está acabando con victoria por parte de los empleados que quieren utilizar su gadget del mercado de consumo en el entorno profesional, pero con «las nubes» la decisión se antoja más complicada. En el día a día de la relación con algunos profesionales de otras compañías abundan los «te lo pasaría por Dropbox, pero no me dejan» o «no podemos subir esto a Google Docs por seguridad»… justo los mismos síntomas antes de que eso del «BYOD» empezase a calar y a ser aceptado por los departamentos de TI (vía presión de los directivos).

Si para llegar a ese escenario ha aumentado la adopción de algunas tecnologías (sobre todo virtualización del escritorio), para el tema de las nubes la solución parece algo más complicada: respecto a la nube las compañías tienen tres escenario, rechazarla, aceptar las «nubes privadas» y aprovechar las nubes públicas pero con muchas garantías de seguridad. En ninguno de ellos están todavía los Dropbox y compañía, lo que debería ser una oportunidad para el proveedor de la propia empresa.

En todo caso, creo que en esta pelea los de TI van a dar guerra. Una cosa es que un directivo quiera usar su iPad para leer el correo del trabajo y otra que se pasen los documentos privados a los servidores de un tercero. Quien sea capaz de dar una buena solución de consumo y empresarial con una solución en la nube probablemente gane muchos puntos en los próximos años.

Los comentarios están cerrados.