Televisión 3D… cuando la tele de alta definición todavía no está aprovechada

Televisor Philips

Lo del cine y televisión en 3D parece ser una apuesta bien pensada en el mercado de contenidos actual. Con las descargas gratuitas, los servicios por suscripción a bajo coste y la competencia de otras formas de ocio, la televisión en tres dimensiones se plantea como una forma de vender una experiencia superior, que es la forma de competir con el todo gratis.

Claro que tiene problemas asociados, de entrada que no está ni mucho menos amortizada la inversión que mucha gente ha hecho en televisión en alta definición: escasos contenidos disponibles (pocas cadenas, sobre todo hay que tirar de Blu-ray o descargas) y ya se quiere comercializar una nueva generación tecnológica. La Jungla Digital hace un análisis de este frente, al que hay que sumar el de la experiencia en sí, estamos en plena celebración de las tres dimensiones en el cine (de las que muchos tampoco somos especialmente amigos más allá de cierta curiosidad inicial) y las expectativas de que las gafas para ver 3d sean como el iPod y que cada televisor ofrezca tridimensionalidad llegan con más pretensión de intentar comerse algo de un momento álgido de compra de teles (el mundial de fútbol) que con una propuesta de valor real.

Los comentarios están cerrados.