¿Merece la pena el precio que paga Spotify por la integración con Facebook?

Glasvegas en Spotify

Creo que todos entendemos que la renuncia de Spotify a tener usuarios propios y exigir cuenta de Facebook a cambio de ser el servicio con el que se integra el mayor servicio de redes sociales tiene un retorno. Convertirse en la herramienta de consumo de música dentro de Facebook asegura una visibilidad impagable y un caño continuo de usuarios, abriendo una brecha importante con rivales más asentados en Estados Unidos como Rdio y protegiéndose ante la fuerza que traen por integración actores como Google Music, Amazon Cloudy Apple que se acercan a la experiencia en streaming de Spotify.

Pero, aún teniendo claro el retorno, creo que la mayoría andamos preguntándonos si el precio a pagar por Spotify merece la pena. Renuncias a tener usuarios propios, que pasan a ser controlados por Facebook, añades una exigencia nueva para tus actuales clientes (aquí creo que se exagera bastante en las quejas de que «obligan a usar Facebook», todos los sistemas obligan a un registro) y, sobre todo, quedas a merced de una compañía con dos riesgos importantes: que un día haya un problema serio de privacidad que te contaminaría inevitablemente y que se mueva como ya demostró a la hora de cambiar las reglas de negocio cuando lo entiende oportuno y tiene una relación de poder como pasó en el caso Zynga y los juegos sociales.

Mi impresión es que hasta dentro de bastante tiempo no sabremos si a Spotify le ha merecido la pena la jugada. Ahorala pelota está en el tejado de los competidores que pueden empezar a ver en la alianza Facebook-Spotify una de las posiciones más sólidas en el binomio «social-contenidos».

Los comentarios están cerrados.