El Senado dice no a los estándares abiertos en exclusiva

«las Administraciones Públicas utilizarán estándares abiertos así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos…

… los ciudadanos tienen en relación con la utilización de los medios electrónicos en la actividad administrativa, y en los términos previstos en la presente Ley, los siguientes derechos: a elegir las aplicaciones o sistemas para relacionarse con las Administraciones Públicas siempre y cuando utilicen estándares abiertos o, en su caso, aquellos otros que sean de uso generalizado por los ciudadanos.»

La LAECAP se ha convertido en la ley «en su caso», un método fantásticamente ambiguo para no establecer que las administraciones públicas utilicen estándares abiertos que aseguren que cualquier proveedor puede desarrollar un software que los utilice. El «en su caso» no es sino la puerta abierta para mantener a los ciudadanos y administraciones públicas esclavos de empresas que controlan estándares cerrados.

El argumento de que «todo el mundo usa hoy día el software x y obligar a usar el formato z no soportado por x, causaría muchos problemas» es un «argumento trampa»: nadie impide – por poner un ejemplo – a Microsoft en su Office soportar el formato Open Document, que es el estándar ISO. El tema de los estándares abiertos es esencial para que los ciudadanos tengamos libertad a la hora de elegir el software que queremos utilizar para comunicarnos con la Administración Pública. Quedarse en las medias tintas, como hace esta ley, supone mantener unas dependencias de las que los únicos beneficiados son los fabricantes software que apuestan por los estándares cerrados.

El texto se puede leer en Senado.es

Los comentarios están cerrados.