Google empieza a ocultar «Bittorrent», «Megaupload» y otros términos sobre descargas

En todo el debate sobre la ley Sinde un argumento recurrente ha sido que quien más enlaza a descargas de contenidos con derechos es Google y que, claro, a ver quien se atreve a cerrarlo. Este escenario no parece tener un futuro muy claro, al menos tras el cambio detectado por Torrent Freak: «Bittorrent», «Megaupload» y otros términos sobre descargas han empezado a ser ocultados de la búsqueda instantánea. Ninguno de estos servicios ha sido eliminado de los resultados o penalizado, pero si un usuario utiliza la página de Google para buscar, se le recomendarán otros resultados antes, algunos un tanto contraproducentes: megavideo por Megaupload y Bitcomet por Bittorrent.

Este movimiento es algo que Google había anunciado y supone sumar los servicios y tecnologías para compartir ficheros y realizar descargas a los términos que Google considera poco apropiados para su búsqueda instantánea. Hasta ahora los «poco recomendables» para Google eran los asociados al porno y el sexo.

¿Un acto pudoroso para no desmarcarse del mundo de las descargas o el principio de un Google que filtre sistemáticamente los Megaupload y compañía? Probablemente tendremos lo primero hasta que las legislaciones les empujen a lo segundo. No en vano, sacarlos del índice a todos estos sitios sería abrir una ventana de oportunidad para competidores en las búsquedas y, de hacerlo, buscarían que fuese obligado en la industria.

¿Acabarán influyendo el diseño y la baja presión publicitaria en el tráfico de buscadores?

Cuando Google cambia algo en el buscador, siempre causa gran zozobra en todos aquellos que lo tienen como una fuente importante de tráfico (que somos casi todos en la red). Hace poco fueron las búsquedas instantáneas y ahora la «vista previa instantánea»: poder echar un vistazo a los resultados antes de visitarlos, algo que integrado con el irlos repasando con el teclado les ha quedado bastante bien integrado.

¿Qué efectos podemos adivinar del cambio? Adrián Segovia lo analiza a fondo y yo me quedaría con una pregunta, ¿Acabarán influyendo el diseño y la baja presión publicitaria en el tráfico de buscadores?. A priori lo que más rechazo podrá generar entre los resultados sería el visualizar un diseño pobre o muy cargado de anuncios, contando también el uso de elementos multimedia alusivos al tema buscado.