Regular el crowdfunding no es matar el crowdfunding

Por Juan Macías:

La regulación de los dos primeros tipos de Crowdfunding intenta:

  • Proteger al inversor ante el fraude (en Kickstarter cada vez hay más fraude).
  • Proteger a la plataforma. (Hay gente timando a la plataforma Kickstarter, cada vez más).
  • Intenta acabar con los defraudadores que usan dinero negro para invertir.

Además ¿cuantos proyectos de crowdfunding habéis visto que se pueda invertir más de 3.000€ por una sola persona? Casi ninguno….

Por otro lado, se limita el dinero máximo que una empresa o persona física puede pedir a 1M€ ¿por qué? En España ya existen instrumentos de financiación para Pymes, e instrumentos para regularlos y auditarlos.

Merece la pena leer el artículo completo – con el que no acabo de estar del todo de acuerdo – porque supone un muy buen contrapunto a la visión contra la regulación del estado por parte del liberalismo tecnologico

Relacionado: Crowdfunding: Kickstarter es la compañía de internet más importante de los últimos años

3 comentarios en “Regular el crowdfunding no es matar el crowdfunding

  1. Limitando la inversión a 3000 Euros impides que a un mecenas le pueda dar un calentón y decidir comprar un proyecto que le haya gustado mucho.

    Creo que en España ya hay demasiada regulación fiscal, y que lo único que debe hacerse es aplicar la que ya existe y, sobre todo, VIGILAR SU CUMPLIMIENTO.

    La validez y efectividad de una Ley es directamente proporcional a los recursos que se destinen a la vigilancia de su cumplimiento. De poco sirven legislaciones como la fiscal o la laboral si no se realizan las correspondientes inspecciones DE OFICIO para verificar su cumplimiento. El Estado no puede ni debe desentenderse de la labores de vigilancia y seguimiento (lo que, de paso, podría aliviar un poco el paro).

    Un sistema que se basa en el cruce de declaraciones voluntarias por parte de los contribuyentes, solo es tan preciso como lo sean esas declaraciones emitidas por partes interesadas en pagar lo menos posible.

  2. “Limitando la inversión a 3000 Euros impides que a un mecenas le pueda dar un calentón y decidir comprar un proyecto que le haya gustado mucho.”

    Si un mecenas decide comprar un proyecto por completo, ya no necesitamos crowfunding. ¿Micromecenazgo con un mecenas? Estamos hablando de otra cosa.

  3. Limitarlo como lo han limitado es como ponerle cadenas al crecimiento.

    Considero que es demasiado restrictivo. Pasate por Loogic y leed las entrevistas que han hecho, lo que opinan los que de verdad están dentro del sector y lo viven en su día a día.

Los comentarios están cerrados.