RealNetworks apuesta por la suscripción

Mucha polvareda levantó la salida de Napster To Go y su servicio de «alquiler de canciones». Ahora RealNetworks apuesta por una fórmula idéntica para su tienda de música online Rhapsody: el usuario paga una cantidad mensual gracias a la cual puede descargar todas las canciones que quiera y lelvarlas a su reproductor musical portátil (tecnología Microsoft, debe ser compatible); eso sí, en cuanto deje de pagar la suscripción mensual las canciones dejarán de escucharse (vía ZdNet). Obviamente se trata de un intento de acceder a la tarta de iTunes cuando con el mismo modelo no han conseguido hacerle sombra a pesar de haberlo intentado casi todo, desde tirar los precios hasta intentar la compatibilidad con el formato de DRM de Apple.

Personalmente se me hace difícil concluir cual de los dos modelos es más perjudicial para el usuario. Con Apple se queda uno con una solución cerrada en la que cada canción comprada en iTunes sólo puede ser llevada al reproductor musical iPod y no a ningún otro. Por otro lado, con estos servicios de suscripción, el comprador es aún menos dueño de lo que adquiere, quedando al final un servicio de alquiler de canciones que no valdrán nada a no ser que se siga pagando indefinidamente. Eso sí, al menos podrá elegir entre distintos modelos de reproductor musical. Mientras tanto iniciativas interesantes como MP3Tunes continúan sin la bendición de las discográficas, que siguen viendo en las tecnologías DRM (administración de derechos digitales) el camino hacia la traslación de su modelo al mundo digital.