¿Quién controlará el marketplace de los servicios premium en internet?

Open Screen Project

Muy interesante el artículo de Díez Ferreira sobre el futuro y dificultades de los servicios premium que quieren cobrar en internet. Si hace un par de años el mantra era «no va a haber publicidad para todos», este final de 2010 toca enfrentarse en que «no habrá pago de usuarios para todos». El debate que levanta Miguel Ángel es acerca de quién será el encargado de comercializar y ser el intermediario en la contratación de servicios, con las telecos como candidatas gracias al posible cambio de escenario tras el debate del fin de la tarifa plana. La idea sería que acabaran ofreciendo un ADSL básico por un lado y ADSL con servicios premium (pensemos en una conexión + Spotify + Hulu) por otro.

Sin embargo, servidor no apostaría por un escenario de concentración de servicios online de pago en paquetes tipo «Imagenio», sobre todo porque aunque es cierto que por usuario no va a haber un desembolso más allá de tres o cuatro suscripciones a lo sumo, creo que hay que cruzar este escenario con «la larga cola»: servidor puede querer permitirse sólo dos o tres pagos en la red, siendo uno de ellos minoritario en volumen pero importante para mí (algo que ya está reflejado en el mundo del porno, que como siempre va por delante). En cuanto a la intermediación, creo que en realidad estamos ante varios escenarios posibles:

  • Marketplace del que controla el hardware. Aquí no hay que ir muy lejos para pensar en candidatos, con Apple y su AppStore, Android y la llegada al mercado de Google TV, pero también los fabricantes de televisores y, no olvidemos, las consolas de videojuegos que llevan años andando en este sentido. Este escenario es necesariamente fragmentado en varias plataformas y no hay fabricante que cubra desde la tele del salón hasta el móvil (al menos todavía). Si uno paga por Spotify quiere tenerlo en todos lados y una teleco a priori puede ofrecer eso, pero un fabricante todavía no, aunque tanto Apple como Android parecen haber empezado la carrera en esa dirección.
  • La vida sigue igual, contratamos servicios de forma individual en la red, pero aparecen webs que hacen la función de «marketplace». Esta es la apuesta de la Chrome Web Store. Con el debate de la «muerte de la web» sobre la mesa y la constatación de que entornos como la AppStore son mucho más propicios para la venta de programas y servicios, parece complicado que nada cambie o que funcionen fórmulas como la de Google.
  • Las telecos venden los servicios de internet, algo que probablemente está en sus planes y que Telefónica lleva tiempo tanteando al incluir Pixbox gratis algunos meses junto a la conexión. A su favor tienen el incluir los pagos en la factura del cliente y la capacidad de ofrecer servicios junto a la conexión, pero también hay factores en su contra: se vuelve a dividir el mercado en países (algo que internet desafía continuamente, no hay más que ver el caso de las series americanas) y la dificultad que se van a encontrar en su pugna con los fabricantes de dispositivos que tienen sus propios planes (Apple claro, pero también XBox, Sony, Samsung…). Nunca una teleco ha hecho bien una tienda de aplicaciones, son más dadas a hacer paquetes como indica Ferreira y eso no es internet.

Curiosamente si miramos los número de las plataformas de aplicaciones en el móvil podríamos concluir en que no son un gran negocio, pero el escenario cambiaría si en lugar de pago por aplicación se llevaran un trozo de la tarda de las suscripciones a servicios. A día de hoy Apple no se lleva nada de la suscripción a servicios de un usuario de pago (véase el caso de Times Inc por las suscripciones en el iPad), pero no está claro que eso vaya a seguir así en el futuro y tanto quienes controlan las plataformas (vía cambio en las condiciones) como las telecos (apagando el grifo de la tarifa plana) podrían intentar conseguir.

Los comentarios están cerrados.