Publicidad en el vídeo: Adbrite y Google

La explotación del «fenómeno» actual en la red, los sitios para compartir vídeos y la distribución viral de estos en blogs y otros sitios web, esa es una de las asignaturas pendientes de Youtube y el resto de sus clones. No se trata ya sólo de encontrar una fórmula para generar ingresos que paguen las caras facturas de hosting y ancho de banda (y dar beneficios, claro), sino también de dar con un esquema que compense a los creadores de los contenidos, ya sean usuarios particulares o profesionales.

Google ya había hecho algún experimento (con la MTV) para poner anuncios de vídeo en las páginas adscritas a AdSense, pero ahora hinca el diente a los alojados en Google Video. Se trata de introducir fragmentos publicitarios al principio, durante o al final del vídeo. En las primeras pruebas (ejemplo, vía Sergio Blanco) vemos como se señalan al usuario las zonas en donde va a haber publicidad (en mitad del vídeo), que pueden ser saltadas, aunque una vez que empieza el anuncio hay que verlo hasta el final (o cerrar el vídeo).

Otros que también han empezado con una propuesta en el mismo sentido han sido los chicos de AdBrite. Se diferencian en que a ellos se le facilita el vídeo (en .flv o con la dirección en un servicio tipo Youtube) y te devuelven el código para insertarlo en tu web, pero ya con publicidad (lo explica mejor Mariano). Si alguien toma el código de tu web para insertar el vídeo en la suya, arrastra los anuncios y te genera ingresos.



Otra diferencia es que Google no plantea que su servicio de publicidad en los vídeos sea automático ni abierto a cualquier usuario de momento. Ellos seleccionan el proveedor y le hacen una oferta para introducir anuncios, pagando un CPM (coste por mil impresiones) como comentaba Scoble, y a buen seguro que lo seguirán haciendo así mientras no tengan un buen sistema de detección de contenidos con copyright. En otro caso, uno podría subir un vídeo musical de cualquier grupo y empezar a hacer dinero con su contenido. AdBrite de momento parece que de entrada deja pasar, aunque probablemente tendrán gente revisando en qué vídeos se está metiendo la publicidad.

La publicidad en los servicios para compartir vídeos es un tema con muchas aristas, como comentamos hace tiempo (Google – Youtube y la publicidad en los vídeos): por un lado no debe ser demasiado intrusiva (permitir saltársela al usuario) y es deseable conseguir que esté personalizada a sus gustos (mi idea es que esto se puede hacer basándose en el histórico de visualizaciones). Y todo ello, gestionando el riesgo de que el usuario que está subiendo un vídeo no sea el creador de dicho contenido.