Prohibiendo el teléfono en los conciertos

Thom Yorke

En Petapixel sobre el nuevo caso con Prince

Se ha convertido en un patrón en los músicos últimamente. En un intento de forzar a la gente a experimentar realmente el concierto al que están asistiendo muchos músicos están prohibiendo la fotografía en sus shows

No si esa es la motivación real de estos “baneos” o hay mucho de control de distribución de los directos a posteriori. El caso es que, si a los demás espectadores no les molesta, ¿por qué no permitir a la gente que se cree su recuerdo del concierto con algo que si además comparten ayudan a crear comunidad alrededor del músico y su obra?

Relacionado: Prince frente a la industria musical

Imagen: Tim Cochrane

7 comentarios en “Prohibiendo el teléfono en los conciertos

  1. “si a los demás espectadores no les molesta”. Ahi està. A mi como espectador que la gente tome un par de fotos en un momento del concierto no me molesta, que se pasen todo el concierto sacando fotos y videos me molesta, tapando vision de lo que está pasando

  2. Mi opinión va en camino a lo que comenta Roger.
    Justo hace unos días escribí sobre un ejemplo parecido acontecido en un concierto del pianista Krystian Zimerman.
    He puesto antes el enlace pero parece que lo ha cogido como spam, lo podéis ver en mi web. En ese artículo enlazo a otra opinión vertida por Diego Manrique sobre este tema.
    Un saludo.

  3. Yo personalmente estoy hasta las narices de los “documentalistas”: gente que se tira el concierto entero con la mano elevada a la altura de tu cara, sosteniendo el teléfono, la cámara, o lo que lleve cada uno. Son unos pesados tremendos.

  4. Pues sí, tener delante cinco o seis personas con los brazos levantados para hacer una grabación del concierto (que muchos no volverán a ver) es un coñazo y molesta a los que “sólo” vamos a ver el concierto.

  5. Lo peor es la coartada del teléfono o de la fotografía para estorbar con patente de corso: “perdona, es que tengo que sacar una fotografía”.

    Y así, se interponen entre tú y el espectáculo; se tornan protagonistas indeseados. Pronto harán que el bajista se quite de en medio porque les molesta para ese primer plano del guitarra solista.

    Dado que uno no va a montar un escándalo por ello (aunque seguramente debiéramos), no está de más que el artista, desde su mayor legitimidad, lo haga de una vez por todas y para todos los espectadores.

    (lo mismo para bodas, bautizos y comuniones, dicho sea de paso)

    i.

  6. Está claro que el no al móvil gana por goleada, en mi defensa alegaré que hace tiempo de mi último concierto y próposito de enmienda… en cuanto me dejen los peques

Los comentarios están cerrados.