Probando Popfly

popfly

Construir un TwitterVision en cinco minutos, eso es lo que permite hacer Popfly sin saber nada de programación y sin tocar una línea de código. Tengo que reconocer que la herramienta de creación de mashups de Microsoft me ha gustado mucho, todavía más que Yahoo Pipes, proyecto menos ambicioso en el que sólo podemos generar canales RSS.

Popfly ofrece crear páginas web estáticas, algo en lo que no está nada conseguido (obm) y que servidor siquiera ha probado. También permite tener contactos en la comunidad de desarrolladores, opción que también he dejado de lado para cuando haya más tiempo. Me he centrado en lo que creo que es más interesante de Popfly: la creación de Mashups.

De entrada, Popfly está basado en Silverlight, por lo que es requisito instalarlo. Las unidades básicas para construir los mashups son los bloques, que son tanto fuentes de información que producen una salida como elementos para producir eventos. Podemos conectar estos bloques de forma que tengamos el de Twitter (es un ejemplo) y lo conectemos con un Timer que le haga peticiones cada x segundos. La salida se la enchufamos a un mapa y violá… ya tenemos el mashup montado. Lo puedes descargar como widget (gadget lo llaman ellos, para plataformas Microsoft), como un iframe para pegarlo en cualquier sitio o añadirlo a un Space (funcionarán también en Facebook).

El interfaz de Popfly está muy logrado y las cosas funcionan más o menos bien para ser una versión alpha. ¿Puntos oscuros y limitaciones? Pues que en los bloques fuentes te encuentras los recursos de Live y algunas cosas de terceros (Yahoo, Twitter), pero nada de – por ejemplo – Google, que tiene algunos de los mejores servicios para mashups de la red. Popfly permite a los usuarios crear sus propios bloques pero no elegir fuentes no consideradas por Microsoft. Al margen de esto, no veo a desarrolladores profesionales o a cualquiera que quiera montar un negocio utilizando Popfly, pero si que abre la puerta a un montón de aficionados faltos de conocimientos pero no de inventiva. Si a eso unimos la posibilidad de pegar los mashups en redes sociales y de usar bloques a partir de lo hecho por otros, el objetivo de “viralidad” buscado por Microsoft es bastante probable que lo consigan.

¿Casa esto de alguna manera con la Microsoft de siempre? ¿Una herramienta para crear mashups que mantienen a la gente lejos del escritorio y son multiplataforma? ¿Utilizando servicios de terceros? Sin duda, forma parte del nuevo dinamismo que le quiere impulsar Ozzie y que supone una ruptura importante con el estilo de siempre de Redmon. Quedan puntos oscuros, como hemos comentado, pero yo no apostaría a que Microsoft que se vaya a quedar en el FUD al software libre que tanto gusta a lo que podríamos llamar “rama Ballmer de la compañía”.

Los comentarios están cerrados.