¿Es posible cobrar por contenidos en la web de hoy?

¿Es posible cobrar por contenidos en la web de hoy?. No me refiero a cobrar por descargas de películas, juegos o música, me refiero a contenidos de texto junto a vídeo. El planteamiento sería, por supuesto, para contenidos de muy alto nivel, con autores de mucho prestigio y que ofreciesen bastante valor en sus respectivas temáticas. Para este tipo de web, tener gran cantidad de artículos y alcanzar audiencias masivas es complicado, por lo que la rentabilidad publicitaria es dudosa. Claro que se podría «vender» que el perfil del lector será cultural y económicamente, alto, y tener publicidad de un CPM elevado, pero aún así veo difícil este planteamiento en el mercado actual de los contenidos en castellano.

Así que esa es la pregunta que propongo, soy todo oídos atención. ¿Es posible cobrar por contenidos de muy alto nivel en la web de hoy o las grandes firmas deberán quedar para añadir valor a periódicos como El País o el New York Times que los ofrecen gratis y cuyo negocio está en el volumen de visitas y su comercialización publicitaria? Yo soy bastante escéptico sobre que haya una masa de internautas relevante dispuesta a pagar, pero me encantaría conocer más visiones.

19 comentarios en “¿Es posible cobrar por contenidos en la web de hoy?

  1. Pienso que Alejandro HR ha dado en el clavo. Las páginas que cobran en realidad no ofrecen contenidos, sino servicios, tipo bibliografía específica en PDF, o bases de datos extensísimas sobre algunos temas, o los ya citados datos de bolsa y empresas.
    Muy poca gente estaría dispuesta a pagar hoy en día exclusivamente por contenidos. Yo personalmente desde que descubrí google reader no he vuelto a comprar una revista, y era un comprador compulsivo, créanme.

  2. Estoy de acuerdo con la «teoría de los nichos». Internet es un medio lleno de gratuidad, lo que no es gratis, se puede conseguir (de una u otra forma) de manera gratuita, así que implementar negocios basados en el «pay-per-enjoy» se me antoja complicado; una vez que el gran público se ha acostumbrado a que todo puede ser gratis, es difícil volver a atrás. Determinadas personas se subscriben a servicios o contenidos especializados (generalmente relacionados con su profesión), pero al igual que le costó (y le cuesta) a la televisión de pago llegar a ser rentable (fusiones, quiebras y otros artificios jurídicos hemos visto en los últimos años), al «Internet de pago» le va a costar años implantarse.

    Saludos

  3. Sí, para contenidos muy específicos, como apuntan por aquí. Pero en la mayoría de los casos se trata más de vender un servicio que un contenido concreto.

    Creo que el principal error de la mayor parte de los contenidos es que se quedan en eso… en contenidos, cuya calidad deja mucho que desear en la mayor parte de los casos. Cobrar por eso… sinceramente, es un suicidio. La prensa tiene este problema, y ciertos blogs también (este no 😉 ). Si me cobraran 0.01 € por cada artículo que empiezo a leer y no termino, me arruinaría.

    Casi siempre existe la posibilidad de ofrecer lo mismo con coste cero, buscando una financiación alternativa. Como dice Sicrono, es cuestión de echarle imaginación. Y la tendencia es precisamente esa… la mayor parte de los servicios importantes son gratuitos, están masificados y tienen éxito entre otras cosas porque son gratuitos. Y no sirve el «si pagas, te quitamos la publicidad», al menos con el modelo de «publicidad» que existe hoy en día, y probablemente con los modelos futuros tendrá aún menos sentido la frase anterior.

    Lo que falta es que la gente piense un poquito más, en como beneficiar a todas las partes y sacar beneficio con ello (ojo, no forrarse, que es diferente). Servicios gratuitos, útiles y rentables.

  4. Las grandes editoriales de revistas científicas online, y las bases de datos especializadas (desde legislación y jurisprudencia hasta fórmulas químicas y medicina) siugen siendo de pago… y además carísimas. Es más, imponen condiciones férreas para aquel que intente abusar de ello, cortando el acceso por lo sano. También para colecciones de libros tipo Safari Books, etc.

    En conclusión, a cierto nivel, desde luego que sí.

  5. Navego diariamente, leo periódicos (online), blogs, webs temáticas, etc… desde hace muchos años.

    Pagar por contenidos en la web de hoy: ni de coña. Si no lo encuentro en un sitio lo encontraré en otro.

    Saludos.

  6. Interesante pregunta. La situación de los contenidos, definidos así de forma genérica, es básicamente la misma no importa cual sea el tipo: texto, música, vídeo, etc. Como se ha comentado el usuario se ha acostumbrado a que todo sea gratis, prácticamente, y estima que lo único por lo que debe pagar es por la línea por donde corren los datos y le gustaría que fuera mucho menos,.

    Hace unos años plantee que lo de la música gratis no tenía sentido, para los creadores y los que tenían que intervenir en el proceso, que era un problema de darle un precio que el mercado entendiera razonable. Casi me linchan. Dije que la música y el software se vendería por suscripción y que cualquiera que nos pusiera un recibo mensual en el banco sería el vehículo para recolectarlo. Ahí tenemos a Movistar junto a todos los grandes ofreciendo la música por 6 euros al mes.

    En contenidos de calidad veo 3 fórmulas:

    • gratis, respaldado por publicidad. Sirve tanto para los grandes, como por los pequeños, estos tendrán que conseguir además esponsors. En este punto de lo que habría que preocuparse es de como los anunciantes rentabilizan la inversión.
    • baratos, vía micropagos o suscripción, en ambos casos creo que grandes distribuidores o los especialistas en cada terreno actuarán como recolectores. Las grandes cifras es la única vía para que tanto el distribuidor, como el creador puedan obtener una recompensa por su trabajo.
    • alto valor, para contenidos destinados a profesionales que actualmente ya pagan por ellos, no importa cual sea el soporte.

    Muchas oportunidades de negocio a la vista.

    Saludos
    Jose Valle
    http://www.ylos.com

Los comentarios están cerrados.