Por mucho que no quieras, si usas correo eres usuario de Gmail

Correo Google

Benjamin Mako Hill ha puesto números a algo que ya se intuía, por mucho que uno no quiera usar Gmail y no dar acceso a sus correos a Google, el hecho de que sean el servicio líder en webmail hace que ya los tengan cuando escribimos a otros:

La respuesta es sorprendente. A pesar de que pago cientos de dólares al año y horas de trabajo para organizar mi propio servidor de correo electrónico, Google tiene alrededor de la mitad de mi correo electrónico personal.

El año pasado Google entregó el 57% de los mensajes de correo electrónico en mi bandeja de entrada que yo respondí. Ellos han entregado más de un tercio de todo el correo electrónico que he respondí desde el año 2006 y más de la mitad desde 2010. Por el lado positivo, hay algunos indicios de que la proporción está bajando. En lo que va de este año, sólo el 51% de los correos electrónicos que he respondido han llegado desde Google.

La única opción que les queda a quienes quieran evitar esto es evitar direcciones “Gmail” además de tener mecanismos de detección de la gestión por Google de otros dominios.

2 comentarios en “Por mucho que no quieras, si usas correo eres usuario de Gmail

  1. Genial entrada, Antonio, por lo que trae consigo y muchos no se dan cuenta, que los correos pasan, e incluso se almacenan (en general creo que hay muy poca gente que descargue los correos y los borre del servidor) en servidores de terceros y que, siendo como es Gmail de los más utilizados, sus correos, están en Google.

    Ahora, con permiso, y con todo el respeto del mundo, vaya paranoia tiene este Benjamin.

    Por otra parte, sonando prepotente, algunos se creen que por saber montar un servidor propio y gestionarlo, ya tienen control sobre su privacidad. ¡Bendita ignorancia! La entrada no tiene desperdicio en cuanto a lo sorprendente de ver a alguien sorprendido (valga la redundancia) por descubrirse atrapado en un círculo del que se presumía liberado.

  2. Antonio, este artículo hace más evidente que “una parte de nuestra privacidad depende de las otras personas con quienes nos comunicamos!” pero el problema no es Gmail si utilizamos además otros servicios, dispositivos y aplicaciones para comunicarnos (que es lo más probable). Desde ese punto de vista el estudio solo considera la punta del iceberg…

Los comentarios están cerrados.