Plurk frente a Twitter

Plurk

Me ha gustado Plurk. De entre toda la legión de clones de Twitter, Plurk me ha parecido de lo más original que ha aparecido: representación en forma de timeline de los mensajes, agrupación de las conversaciones, integración de la multimedia cuando se comparten vídeos o diferentes «preguntas a responder» (pepito dice, pepito piensa, pepito prefiere…) son sus «valores diferenciales».

Los cambios más importantes de Plurk son de interfaz y de elemento de comunicación: el timeline complica todo lo que en Twitter es sencillo, pero también permite agrupar conversaciones y tener un mayor impacto visual; por su parte, la idea con Plurk es que no te pierdas ningún mensaje, con enlaces a todos los nuevos aparecidos desde la última conexión, lo que introduce una persistencia que no encontramos en Twitter. Ah, y Plurk tiene emoticonos y un sistema de karma en función de tu actividad en el sitio

No sé si Plurk tiene algo que hacer respecto a Twitter, ya encontré a Jaiku y Pownce superiores tecnológicamente, pero ¿qué valor tiene eso en un sector en el que el efecto red lo es casi todo? ¿Hay posibilidades reales de que los usuarios migren de Twitter a otra plataforma o los servicios deberían concentrarse en el público que no está todavía en él, que es la mayoría?

En el pasado ya tenemos ejemplos de que «es posible». Friendster y Orkut eran redes sociales de moda hace años y acabaron siendo desbancadas a pesar del efecto red por los Bebo, Myspace, Facebook y compañía. Twitter es fuerte entre los usuarios más intensivos de internet, pero su rendimiento es penoso y hay espacio para que llegue un nuevo actor y ofrezca algo distinto que anime a migrar. La única fórmula posible es la que une mejor rendimiento, ofrecer algo distinto y ganarte a los usuarios clave capaces de arrastrar al resto. Plurk tiene algunos aspectos a su favor y a algunos ya nos empieza a gustar más (bueno, de momento creo que sólo a Cyber y a Daniel).

Por cierto, mi usuario en Plurk es antonello.

Los comentarios están cerrados.