El P2P del 2004 se llama BitTorrent

Si bien el P2P no atraviesa por su mejor momento después de las demandas de la RIAA, la irrupción de las tiendas de música legal que aún no ha eclosionado en el mercado hispano y la constante amenaza de que se incremente el proceso de criminalización de sus usuarios y webs dedicadas a fomentarlo (recordemos el caso Donkeymania), quedan muchos usuarios en las redes de Kazaa, Soulseek y edonkey. A ellas se suma ahora un nuevo sistema que trae muchas novedades tecnológicas y una velocidad e inmediatez en el comienzo de las descargas que pueden encumbrarlo al podio de estos sistemas.
Me refiero a BitTorrent (BT). Por ese nombre se conoce la red en la que se intercambian los ficheros como el cliente – programa – que utiliza el usuario para descargarlos. El sistema para «engancharse a la red BT» es muy sencillo. Primero descargar e instalar el cliente BitTorrent, este funcionará incrustado en el Internet Explorer. Se activará cuando pulsemos un enlace en una página web con la extensión «.torrent», momento en el que nos preguntará el directorio donde guardar el contenido que queramos descargar. Es por eso que es necesario para descargar contenido ir a una página que contenga links «.torrent» – hay muchas – enlaces que contienen en el nombre la explicación del contenido a descargar.

Así prácticamente se oculta al usuario que está en una red P2P, pareciendo que está realizando descargas directas. No obstante una vez finalizada, se mantendrá abierta la ventana del cliente BT indicando que hemos cambiado de rol. Justo lo que acabamos de descargar ahora lo «subimos» a otro usuario, hecho que sucederá hasta que no haya más peticiones de dicho archivo o cerremos la ventana. Así de fácil.

El cliente BT es software libre. Así han aparecido multitud de otros clientes, de entre los que cabe destacar ABC, que ya no se incrusta en el navegador sino que funciona como una aplicación independiente.

BitTorrent es una red casi totalmente descentralizada, los servidores o Tracker sólo contienen información suficiente para conectar a los distintos usuarios. Estos a su vez juegan un doble rol: por un lado los que descargan o Downloaders y los que proveen o Seeds. Como hemos visto el cambio de rol ocurre al terminar la descarga en el cliente oficial, aunque en otros como en ABC se asemeja más a los «clásicos del P2P» y ambos roles son simultáneos.

Realmente BT es el sistema P2P más rápido que he probado. Para su funcionamiento se hace necesario que los usuarios sigan compartiendo el fichero tras su descarga, aunque el método clásico de dejar el software P2P corriendo mientras haemos otras cosas le ayuda a que se se acceda rápidamente a los archivos. Otro problema es que el acceso a contenidos se hace necesariamente a través de links, estando el buscador de «torrents» (TorrentSearch) aún en pruebas y siendo los resultados de páginas con esta función bastante irregulares.

En definitiva, si eres aficionado al P2P, estás tardando en probar este sorprendente sistema.