Orbyt, Unidad Editorial quiere cobrar por contenidos en internet

Orbyt

Orbyt es la comidilla del sector desde que ayer Pedro J. Ramírez lo presentará como la apuesta de Unedisa para el pago por contenidos en internet. No es para menos, el poder cobrar por acceso se ha convertido en una especie de tierra prometida para los grupos de medios que navegan entre dos crisis, la económica y la de la adaptación a internet, en las que sus estructuras de costes chocan con ingresos publicitarios muy por debajo de los de la época dorada del papel. Orbyt de entrada me parece una decisión valiente, capaz de convertir Unedisa en el referente del sector o en el primero de sus naúfragos. Sobre el lanzamiento, algunos puntos que creo interesantes:

  • No han hecho de pago El Mundo.es, por lo que Orbyt en realidad es un modelo freemium para Unedisa. Habrá contenidos gratis como hasta ahora y luego una versión de pago. ¿Qué van a mantener sin coste para el usuario? Es de esperar que no toquen un producto líder en el sector y aprovechen todo lo que no vuelcan en él (los contenidos del periódico y sus revistas, también hemeroteca) para hacerlo atractivo. De entrada parece bastante inteligente, con una herramienta para captar usuarios y herramientas para «invitarlos» a la versión de pago, siempre y cuando no abusen del «leer completo en Orbyt».
  • Acceso a la redacción por parte de los usuarios, a sus «twits», a poder conversar con ellos de una forma directa sobre los temas del día. Recuerda a lo que hizo Ars Technica hace unos meses.
  • Una experiencia de los contenidos diferentes. Por lo que se ve en el vídeo promocional, quieren replicar la experiencia de leer un periódico – que a mi particularmente me disgusta eso de tener que pasar página en la web, sólo equiparable a quienes montan interfaces basadas en carpetas para el acceso a recursos online – pero añadiendo anotaciones personales y visualizaciones de vídeos. Hablan también de versiones para iPhone y iPad, que está cargando con las esperanzas de cobro por contenidos de gran parte de la industria.
  • Hay una sección de ofertas en Orbyt – llamada DutyFree – pero de la que Pedro J. apenas habló en la presentación. Sería muy interesante saber el modelo, si es un sitio de venta con descuentos (en cuyo caso ganarían dinero con él, pero que tiene poco sentido tras un «muro de pago) o si invierten parte de los ingresos en subvencionar regalos (que me chirría todavía más).
  • Lo más repetido en las crónicas de la presentación es la «vocación mutante» y apertura de Unedisa a ideas y propuestas de terceros. Orbyt nace con algunos aspectos sin concluir: integración con redes sociales y enlaces salientes entre ellos.
  • Habrá publicidad, como la hay en el periódico. De hecho, el ser de pago suele ser un argumento a la hora de subir el precio de los anuncios, por «acceder a un público de más nivel».

Precio y salida de Orbyt

15 euros al mes por este producto. El propio Ramírez apuntaba a que la información se había convertido en un «commodity», que no es razonable pensar en cobrar por algo que abunda – los datos – y que esto sólo tiene sentido como una experiencia diferente y con contenidos «premium». Tal como aparece planteado, Orbyt es un cruce entre el periódico de siempre y la web, con más parentesco con el primero: la unidad de consumo es el periódico, no el artículo; sin enlaces hacia afuera, con periodicidad marcada por el ritmo de la redacción. No soy de los que niega cualquier posibilidad de cobrar por contenidos, pero a priori la apuesta por Orbyt parece complicada. En todo caso, habrá que echarle un vistazo a fondo. Desde el próximo lunes. Os dejo con el vídeo y algunos enlaces interesantes sobre el proyecto:

1001 Medios, 233 grados, periodistas 21, Pablo Herreros, Pau LLop

Los comentarios están cerrados.