Office 2010, la primera edición de Office de una nueva era

Office 2010

Hoy es el día de lanzamiento oficial de Office 2010, el que probablemente sea el del comienzo de una nueva era: una en la que la ofimática ya no consistirá tanto en instalar software y utilizar recursos locales y en la que dejará de suponer gran parte de los ingresos de la compañía de tecnología más importante del planeta. Y es que, aunque a día la realidad apunta a que Microsoft hará un gran negocio con Office 2010, a medio plazo apostaría a que la irrupción de actores a través de la modalidad software como servicio acabará trastocando el modelo de las últimas décadas. A medio plazo va a ser difícil que Office siga ostentando el rol de «vaca lechera» para Microsoft, al menos en el orden de magnitud actual.

La propia Microsoft se ha visto forzada a mover ficha y ofrecer Office Web Apps en modalidad gratis en la web y confiar el negocio a la mejor experiencia del software instalado y a la integración de ambos entornos. Es la filosofía del software más servicios que llevan años preconizando, pero a la que han tenido que añadir una versión online pura, porque lo que no consiguieron OpenOffice o StarOffice, sí lo empieza a lograr Google Docs: una amplia base de usuarios para los que algo básico funciona y un esquema a medio plazo que incluye mejoras en el servicio para acabar cobrando por uso.

Sobre Office 2010 nada demasiado excitante además de esta integración con internet. En Genbeta publicaron un «Office 2010 a fondo», que básicamente apunta a una renovación interesante (mejor interfaz, mejor rendimiento) y una versión Office Starter con vocación de venir instalada en los equipos y a la que añaden publicidad. Seguramente, una forma de mantener esa base de usuarios que estaba con Office y no pagaba licencia, pero ayudaba a que fuese un estándar de facto.

Los comentarios están cerrados.