El nuevo mercado que estrena el iPad

iPad de Apple foto

Así que este es el día, iPad en España en las tiendas y también la cada vez mas habitual exagerada exposición mediática para los productos de Apple. Las cifras de venta iniciales han despejado la ecuación para quienes teníamos las reservan ante un producto que no sustituye al ordenador o al teléfono y que tiene un precio alto para ser de adopción masiva y entrar en la categoría de «juguete / capricho«.

Para entender esto probablemente tengamos que ir aceptando la inauguración de un nuevo mercado y renunciar a aplicar los argumentos «racionales» que utilizábamos para el de los portátiles: que si no carece de conexiones como USB o HDMI, que si no es multitarea, que si en realidad sigue el modelo de las consolas de videojuegos, que si el teclado o la cámara… todos estos argumentos al final son descartados por un perfil de consumidor que hace tiempo que dejó de ser «el reducto de fans de la manzana» para ser un espectro mucho más amplio. El mercado que inaugura el iPad es el espacio definido por los que priorizan la experiencia de usuario y el diseño por encima de los argumentos racionales (y ahí encontramos desde desde cierta pose elitista de usuarios avanzados hasta niños y la parte de la tercera edad que no ha acabado de engancharse a la experiencia del PC) y además dan cierto valor a determinados contextos en los que los tablets como iPad resultan mejores que un portátil o un móvil: viendo la tele, en viajes en tren o avión, tumbado en el sofá leyendo o en la taza del WC. No es de extrañar que los medios impresos, especialmente las revistas, lo vean con tan buenos ojos.

¿Que nos puede parecer que este nuevo mercado es fugaz y la estela del iPad se apagará tras el boom inicial de muchas compras «por capricho del nuevo juguete»? Quién sabe, en todo caso no apostaría por ello, Apple ha sabido jugar sus cartas para crear un ecosistema con una desarrollada cultura de pago y eso significa a tener a lo mejorcito de la industria del software diseñando y creando aplicaciones para el dispositivo. El retorno de inversión y no la apertura de la plataforma es el mayor incentivo para atraer desarrolladores y de eso se va a beneficiar el iPad. ¿La competencia? La buena noticia para los que no nos vuelve locos el modelo de Apple es que probablemente la diferencia que han podido sacar esta vez no será asimilable a la del primer iPhone, lo razonable es que este mismo año o a principios de 2011 tengamos alguna alternativa dispuesta a montar un tablet con una experiencia quizás no tan buena, pero sí de un nivel suficientemente alto. Queda por ver si es con Android – al que muchos apuntan como demasiado inmaduro para estos menesteres – o con otro sistema. Mientras tanto, tampoco creo que haya que desmerecer el logro del iPad como «revolucionador» de una línea – los tablets – a la que la mayoría dábamos por muerta.

A fondo sobre el cacharro: iPad, el eslabón perdido de Apple y iPad en España: precio y lanzamiento

Los comentarios están cerrados.