Note 8 y la barrera de los 1000 euros

Junto a César Muelas participo en el debate en Xataka sobre el heredero de uno de mis teléfonos favoritos de siempre: el Note 8. En lo técnico creo que va a haber poco debate, si acaso hay un caso de marketing interesante (como discutimos en el vídeo, Samsung podría haber jubilado la marca Note pero eso hubiera sido una aproximación que quienes quieren ser líderes no se pueden permitir) y el precio.

Samsung Note 8

En Xataka Javier Lacort tiene un análisis de los precios: hay que remontarse a los tiempos del reinado de Nokia para encontrar una situación similar (ajustando inflación, claro). Con un mercado en el que el precio medio por smartphone va a la baja año tras año (aquí pesa la entrada de muchos usuarios de países en vías de desarrollo) el reto para fabricantes como Samsung es permanecer en la franja de gama alta que permite obtener margen frente a la dureza que afrontan los fabricantes centrados más abajo.

Añadir suficiente valor (aquí con Note está la parte del lápiz más tener lo mejor de lo mejor en el resto y sumar la realidad virtual y el sacar sistema de escritorio) y tener una marca a la que el consumidor abierto a pagar 1000 euros por un teléfono tenga en la máxima de las estimas. Mis dos céntimos: a falta de poder probar el Note 8 (ganas no me faltan) soy de los partidarios de que si en algo hay que invertir es en lo que uno utilice más (y para muchos perfiles cada vez más es el smartphone), pero a la vez que en calidad/precio va a haber propuestas más redondas cuando el nuevo Note salga al mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *