Lo que Nokia se ha dejado en el camino y lo que Windows Phone ha ganado hoy

Nokia Lumia 800

«Trending topic» del día, el Nokia World con presentación del Nokia Lumia 800 como móvil de referencia y del Lumia 710 como «segundo de abordo» en el desembarco de los móviles con Windows Phone de la mano de la compañía finlandesa. Los análisis técnicos los tenemos en los especializados – incluidos las primeras impresiones – pero creo que es el día también de glosar lo que se ha dejado Nokia en el camino y lo que ha ganado Windows Phone con esta alianza:

Nokia dice adiós…

  • Como marca más profunda, a su apuesta por el software libre, que se había convertido en una seña de identidad de la compañía. Abrazar Windows Phone – licencia propietaria y filosofía de fuerte control por Microsoft – es probablemente el mayor cambio cultural que Elop podía haber intentado inyectar en Nokia.
  • A liderar un sistema propio (Symbian, Meego) pasa a ser un fabricante más de uno desarrollado y controlado por un tercero.
  • Renuncia a que sus terminales de gama alta sean los que tengan las características hardware más potentes del mercado, obligado también por la adopción de Windows Phone. No hay doble núcleo, no hay pantalla de más de cuatro pulgadas, en RAM también más cortos que los terminales líderes en smartphones… un alto precio a asumir por los ingenieros de la parte hardware en Nokia
  • Pierde también el control de la tienda de aplicaciones de sus terminales.

…Windows Phone gana…

  • Por fin un gran fabricante apuesta como primera opción por Windows Phone, que hasta ahora era un sistema al que el resto de grandes actores sin sistema propio (Samsung, HTC, incluso LG…) daban un trato secundario respecto a Android.
  • Un teléfono de referencia, icónico y competitivo, como es el Nokia Lumia 800. Un terminal que, ironías de la vida viniendo de Nokia, brilla especialmente en cuanto a diseño.
  • Servicios y aplicaciones que pueden ser muy interesantes, como Nokia Drive, sistema de navegación con el móvil sin necesidad de conexión de datos continua (que sí exige Google Maps Navigation).
  • Algo que puede ser todavía más interesante que un smartphone franquicia, es que van a poner en el mercado un modelo «de entrada» a los teléfonos avanzados – el 710 – a un precio de 270 euros. Perfecto para encajar con operadoras que lo regalen, incluso alguna posicionada en el precio bajo. Imprescindible para competir con Android en este segmento

Es pronto para saber si Nokia es un tapado con posibilidades, sobre todo porque estos anuncios han llegado después de trabajar a marchas forzadas para estar en la campaña de Navidad. La competencia real por parte de Nokia deberá llegar en 2012.

En todo caso sería injusto apuntar que Nokia ha pagado un enorme precio y que Microsoft es la que gana en el trato, por dos motivos: económicamente no es nada rentable para Redmond en el corto plazo y Nokia realmente necesitaba un giro total en su deriva.

Los comentarios están cerrados.