Nokia se apunta al intercambio de ficheros desde el móvil

Los fabricantes de móviles y los proveedores de redes de tercera generación parecen empeñados en traer la tecnología de intercambio de ficheros mediante redes de pares a los celulares. Si hace unos días ya dábamos cuenta de las intenciones de la operadora coreana SkTelecom consistentes en la creación de una aplicación que permite a sus usuarios intercambiar ficheros desde sus terminales, hoy toca comentar el movimiento de la finlandesa Nokia, que ya está provando software P2P en su modelo 6600, con una reproducción exacta del esquema existente en las redes para ordenadores personales. Así cada terminal actúa tanto como cliente, como de servidor de contenidos y en principio se podrían compartir los contenidos capturados con el móvil, como vídeos o imágenes.
Pero la convergencia entre teléfonos móviles y reproductores de música portátiles es cada vez mayor, como lo demuestra el hecho de que Microsoft quiera llevar sus reproductores a estos dispositivos. Con ello tendríamos en el futuro una red P2P para compartir música, ya sea en formato MP3 o cualquier otro, a través del teléfono móvil. Como cuentan en New Scientist (vía Microsiervos), la red de Nokia va sobre GPRS, aunque por motivos evidentes de ancho de banda no será hasta la 3G cuando estas aplicaciones cobren verdadero sentido.

Las compañías de teléfonos móviles y las operadoras se encuentran en una situación con poco margen de maniobra. Por un lado, los poseedores de los derechos sobre los contenidos presionarán para impedir estas redes, bajo el deseo de que el negocio de las tiendas de música por Internet se extienda a los teléfonos móviles, los planes de Apple y Microsoft, mediante la inserción de tecnologías de DRM (administración de derechos digitales) en los teléfonos. Las posibilidades de éxito de estas organizaciones para prohibir las redes de intercambio en los celulares son a priori casi nulas, tras la sentencia judicial en Estados Unidos que considera legal realizar aplicaciones P2P. Por otro lado, si no las hacen los fabricantes o los operadores, serán otros quienes creen estas redes P2P, ¿o no estarán pensando en esto los creadores de Kazaa y similares?. Todo ello unido a la necesidad de las operadoras de crear servicios que justifiquen el pasar a la 3G, que junto a la amenaza de Wi-fi y Wimax latente en el mercado, da como resultado la inevitable aparición de estas redes.

Paradójicamente, eso sí, al precio de las conexiones GPRS saldría más caro descargar una canción, teniendo en cuenta que en una red P2P esta descarga no es directa, que comprarla en Itunes. Cuestión de tiempo que se cambien las tornas.