Nokia apuesta por los móviles Wi-Fi con su 9500 Communicator

Con la aparición del Nokia 9500, podemos estar asistiendo a la irrupción la tecnología Wi-Fi en el terreno de la telefonía móvil. Para quien no la conozca, Wi-Fi se ideó para montar redes sin cables, siendo muy utilizado en la actualidad como punto de acceso a Internet y se postula como una alternativa a la red GSM de telefonía móvil. Al incorporarlo al 9500, Nokia hace posible que con el software adecuado, se conecte a Internet a través de un punto de acceso o hotspot (de los que cada vez hay más en universidades, aeropuertos, hoteles y hasta en el McDonalds) y hacer llamadas con a través de esta conexión con tecnología de voz sobre IP.
Claro que no es tan fácil. Hay que tener en cuenta que estos «hotspot» pueden dar acceso libre o admitir a determinados usuarios y que aunque el desarrollo de redes wireless es cada vez mayor, no está garantizada su expansión. No obstante, sí que hay un amplio abanico de escenarios en los cuales Wi-Fi puede restar mercado a las teléfonicas y al 3G. Por un lado, en un ámbito empresarial, es de muy bajo coste montar un punto de acceso Wi-Fi a Internet para los empleados y utilizar voz sobre IP para las llamadas con móvil de los mismos. Por otro, la posibilidad de conectarse a Internet mediante este tipo de redes en lugar de las conexiones caras de la 3G se antoja muy atractiva. De hecho no es descabellado pensar que multitud de hoteles, centros de ocio, restaurantes, edificios para empresas y muchos otros ofrezcan una conexión Wi-Fi como valor añadido.

Sólo señalar que el 9500 es producto orientado al sector prefesional, costará 800 euros tal como informa Techworld.com, e incorporará software IBM, amén de una larga lista de posibilidades que van lo convierten prácticamente en una PDA.