Nexus S, Google une su marca a Android por segunda vez

Google Nexus S

La mayoría de los análisis apuntan a que el Nexus One fue un fracaso de Google. Tuvieron que dar marcha atrás a la hora de comercializarlo directamente, acabaron tragando con el modelo de las teleco como intermediario entre fabricante y cliente y encima no se vendieron demasiados. Creo que, a pesar de todo ello, Nexus One no fue un fracaso total, sobre todo porque ayudó mucho a popularizar Android con Google empujando con su marca y creando mucho ruido y expectación alrededor suya.

Nexus S: ¿un Galaxy con Android 2.3

Con Nexus S reincide con matices. No vende directamente el teléfono, pero sí que vuelve a poner su marca a un teléfono Android fabricado por un tercero (en este caso, Samsung). Como terminal podríamos resumirlo con un Samsung Galaxy S con Android 2.3, con unas características que lo convierten en uno de los mejores terminales que se pueden comprar a día de hoy y en el que se echa de menos, sobre todo, grabación de vídeo en alta definición. Como tendencia a anotar me quedaría la inclusión de soporte a NFC (uno de los temas más interesantes en 2011 apostaría a que será el pago con el móvil).

La experiencia Google de Android

Interesante también es como en Google han enfocado este Nexus S: el teléfono que ofrece «la experiencia completa de Google en Android», sin modificar por fabricantes ni operadoras, sin más tienda que la suya y con la última versión del sistema operativo. Estos temas se han convertido en uno de los debates constantes alrededor de Android, la fragmentación en distintas versiones del sistema según terminal y fabricante, en distintas experiencias de usuario según presencia de diferentes elementos (botones, teclado físico) y distintas tiendas de aplicaciones. Al final Google cede parte del control de esta experiencia de Android (algo que ha evitado Microsoft con Windows Phone 7) y tener una línea propia de terminales le salvaguarda de ser minimizado como intermediario en ellos.