Moto G, o cómo intentar cortar el camino a Nokia y Windows Phone

Moto G Motorola

El Moto G ya está en disponibilidad de reserva en Amazon , dotando de un protagonismo extra a un lanzamiento que nos devuelve al debate de Google-Android-Motorola después de la gran presentación la semana pasada.

Atendiendo a las especificaciones del Moto G estamos ante un terminal con características de un buen gama media a precio de gama de entrada en smartphones. Esto es todo un jaque a los principales actores sobre Android (Samsung, LG, Sony) pero también – y sobre todo – a los pequeños que con una estrategia más o menos ambiciosa construyen sobre gama blanca china como es el caso de BQ. A ellos sumaría que es un mensaje a la segunda oleada china en el móvil: los fabricantes occidentales también son capaces de especificaciones potentes a precios contenidos.

Sin embargo creo que el mayor rival al que Google pretende atacar con el Motorola Moto G es a Nokia y Windows Phone. Es precisamente en la gama de entrada y la gama media donde Nokia presenta terminales más competitivos, con el Lumia 520 (menos de 130 euros) o el Lumia 625 (menos de 240) y donde ha demostrado un valor diferencial en la optimización y fluidez del sistema para equipos poco potentes.

Moto G lega en un momento en el que Google ofrece la promesa de permitir una mejor experiencia con Android 4.4 para equipos con memoria y procesador ajustados. El terminal hace concesiones – no se llega a 175 euros con lo último de lo último – pero resulta muy equilibrado y para ese usuario que quiere navegar, mandar mensajes y mirar redes sociales alcanza de sobra para el «suficientemente bueno». Si le sumamos la marca Google y la de Motorola, sólo le queda acertar con el marketing y la distribución. En España – vuelven con el Moto G a vender aquí – ya están dando el primer paso necesario que no es otro que estar también en el catálogo de operadoras.