Moda con RFID

rfidA buen seguro que los chips RFID van a pasar a primer plano (ya hablamos de RFID, la tecnología que ya ha llegado al super) gracias a la decisión de la Asociación Textil de Galicia de elegirlos como tecnología a utilizar en la producción y distribución de sus prendas (vía Navegante). RFID consiste en articular un mecanismo de identificación por radiofrecuencia que permite leer y almacenar información almacenada en diminutos chips, constituyendo el sustituto natural del código de barras sobre el que tiene la ventaja de automatizar todo proceso que implique su lectura manual. Todo esto consigue que la prenda o producto con una etiqueta RFID pueda ser identificado inequívocamente. Como señala Dem esto puede derivar en serios problemas de privacidad. En el momento en que se asocie nuestro nombre con la etiqueta existe una pérdida de privacidad. El vendedor podría rastrear nuestra vuelta a la tienda o nuestra presencia allá donde tenga un lector RFID y la información necesaria (en este caso la que asocia una etiqueta concreta con nosotros). ¿Es necesario legislar sobre esto prohibiendo que se almacene mi nombre asociado a una etiqueta RFID? ¿Ya quedaría dentro de la LOPD (Ley de Protección de Datos)?. A partir de ahora los sistemas que almacenan nuestras compras habrá que mirarlos con sospecha, a no ser que nos guste la idea de que pueda ser rastreada nuestra presencia con el producto en cuestión (entregar mi privacidad a cambio de un servicio personalizado por ejemplo).

La verdad es que a mí me plantea serias dudas, en cualquiera de los casos me disgusta enormemente estar «emitiendo» sin control sobre ello y sin que me den opción a eliminarlo cuando quiera.