Microsoft, Windows 7 y sus problemas con los netbooks

Asus Eee Pc 900

Microsoft tiene un problema con los ultra portátiles, prácticamente regala Windows XP para que la gente los compre con su sistema operativo y no con Linux. Ante la realidad de que apostar por un sistema que pidiese un super equipo, Windows 7 no pide más recursos que Vista y se plantea como una alternativa para los netbook o ultra portátiles. Claro que eso devuelve a Microsoft a la encrucijada: o vender barato y «canibalizar» su mercado para ordenadores «normales», o intentar trastocar esta situación.

Y a esto último parece que se va a dedicar, primero con una propuesta discutible, Windows 7 Starter, que consiste en limitar lo que puede hacer el sistema operativo a cambio de venderlo más barato. Eso pasaba en principio por no permitir ejecutar más de tres aplicaciones al mismo tiempo, estrategia de la que parece se van a olvidar finalmente. A eso van a añadir la chorrada monumental de intentar cambiar el nombre a los netbooks o ultraportátiles por el de «low cost small notebook PC», para añadir la connotación negativa del bajo coste a esta gama de productos (DigiTimes).

El problema de defenderse de la canibalización es que al final los caníbales te pueden acabar devorando: JoliCloud, Android y otros sistemas basados en Linux andan acechando, presentar un Windows 7 con limitaciones o plantear chorradas de marketing no suenan como la mejor estrategia.

Artículos relacionados: El ultra portátil cuestionado

Los comentarios están cerrados.