Microsoft apuesta por la licencia Shared Source

MicrosoftShared Source es un tipo de licencia de software utilizada por Microsoft en la que otorga a ciertos clientes la posibilidad de ver el código fuente del producto. Estos clientes son los considerados más importantes por parte de Microsoft, los llamados MVPs (Most Valuable Professionals) que han de encontrarse dentro de los 27 países que desde Redmon se consideran elegibles. La idea que guiaba hasta ahora esta iniciativa era el coste adicional de la licencia Shared Source, que vendían con el argumento de que esto permitía convertirse en un mayor experto en productos Microsoft. Hasta ahora pocos productos habían sido publicados bajo Shared Source, pero la estrategia de la compañía de Gates va a cambiar según el anuncio realizado a eWeek, van a publicar bajo Shared Source sus sistemas operativos Microsoft Windows 2000, Windows XP, Windows Server 2003 y las versiones posteriores así como los service pack, parches y betas.
Este es el paso con el que fructifica el GSP (Governement Security Program), por el Microsoft anunciaba en Enero del 2003 el acceso al código fuente de Windows a los gobiernos y organizaciones internacionales. Entre los productos que hasta ahora había publicado bajo Shared Source encuentra Windows CE, aunque en este caso habían abierto la mano un poco más al permitir la modificación del código fuente de Windows CE 5.0 para uso comercial y sin necesidad de tener el visto bueno por parte de Microsoft para todos sus clientes. Tampoco hay que olvidar la liberación de la Windows Template Library, primer proyecto bajo licencia libre de la compañía del Windows.

Movimiento de gran importancia el de Microsoft. La competencia de Linux está obligando a Microsoft ha replantearse sus licencias y a intentar contrarrestrar una de las bazas más importantes de Linux de cara a los gobiernos de todo el mundo: el acceso al código fuente para asegurarse qué es lo que realmente hace ese software. Eso sí, la licencia Shared Source sigue siendo código propietario no modificable sin permiso expreso de Microsoft, el caso de Windows CE fue una excepción que no van a extrapolar al resto de sistemas operativos, al menos de momento. Lo único que permite Shaerd Source es evaluar pero no modificar.

¿Conseguirán contrarrestar el empuje de Linux con esta medida? Es difícil saberlo, por un lado puede dar argumentos a aquellos gobierno o entidades que en realidad desean permanecer bajo el ala de Microsoft ante las críticas por no usar software libre. No obstante, en dos temas importantes como son la seguridad y el coste de adquisición, Linux seguirá siendo una solución mejor. Eso sí, habrá que observar si esta publicación del código fuente de Windows bajo Shared Source ayuda a mejorar la seguridad del sistema a través del feedback de sus clientes MVP.

Por último, una curiosidad. Con la compra de LookOut por parte de Microsoft, ya tienen su primer programa bajo licencia Apache, que es la que utilizaba este buscador dentro del correo. Vía Anil Dash.