Michael Moore y las descargas de Fahrenheit 9/11

Con su nuevo documental ”Fahrenheit 9/11”, Michael Moore ha conseguido un auténtico éxito de críticas (palma de Oro en Cannes) y de público, arrasando en la taquilla estadounidense con una recaudación de más de 21 millones de dólares en los tres primeros días de exhibición. Pero también los críticos también abundan, ejemplo de ello encontramos en la web la de los responsables de Michael Moore odia América o en páginas como Moore Watch. Esta útima ha desatado una fuerte polémica al poner un enlace para la descarga de una copia pirata de Fahrenheit 9/11 mediante BitTorrent. Para justificar esta acción se apoyan en las declaraciones de Moore en las que el este director afirma que «no estoy de acuerdo con las leyes copyright y no tengo problema en que la gente descargue la película y la comparta, mientras no hagan negocio con ello«. Hay un video con estas declaraciones, descargable desde Boingboing.net, donde las situan en Enero de este 2004. La postura de Moore no es compartida por Lions Gate Films, distribuidora de esta ”Fahrenheit 9/11”, que amenaza con acciones legales contra los responsables de Moore Watch tal como cuenta El Mundo. Ellos se defienden desde las palabras del propio Moore y señalando que seguidores de este organizaron un ataque de denegación de servicio a su página provocando la caída de la misma.

La polémica esta servida, más por el trasfondo político que por el hecho de la descarga en sí. Cualquier usuario de BitTorrent ya conocía de la existencia de una copia pirata de la película de Moore en la red, merced a la publicación de enlaces a los «.torrent» en sitios de referencia como Suprnova.org, pero el hecho de que los críticos de Moore hayan utilizado los argumentos del director contra él en un intento de restarle taquilla, ha sido el desencadenante de la discusión.

Pues bien, ya hay Fahrenheit 9/11 descargable en la red y aún asó Moore sigue en cabeza de las taquillas. Más que perjudicarle, está consiguiendo más publicidad y mayor difusión para el documental, que no hace sino señalar como contraproducente la forma de atacarle que han elegido sus críticos, facilitando la distribución de su trabajo. Este va a ser un caso a estudiar a la hora de valorar el papel de la piratería de la bajada de asistencia a los cines: el número 1 de la taquilla estadounidense está en la red (con una calidad muy baja eso sí, pues se trata de un «screener»), sin que ello le esté perjudicando en lo más mínimo.