Hay un mercado para tablets: las 7 pulgadas y Android en el Samsung Galaxy Tab

Samsung Galaxy Tab tablet

Tres semanas después de haber empezado a probar el Samsung Galaxy Tab puedo dar por resueltas las dos dudas principales que albergaba respecto a la propuesta: ¿tiene sentido un tablet de siete pulgadas? ¿está Android preparado para competir con iPad? ¿hay un mercado de tablets esperando a explotar en 2011? Y es que la propuesta de valor de Samsung es bastante diferenciadora frente al tablet de Apple: es un dispositivo para usar en movilidad, con funcionalidad de teléfono móvil y posibilidad de llevar siempre encima frente uso en casa de iPad. A eso había que sumar que su sistema operativo (Android 2.2) está desarrollado pensando en pantallas más pequeñas, la de los móviles, por lo que tenía dudas razonables del desempeño más allá de tener «un móvil grandote». Veamos

Lo muy bueno: Samsung Galaxy Tab como dispositivo

Lo mejor de la experiencia, sin duda, ha sido el desempeño del Tab como puro gadget: pantalla, velocidad, autonomía, cámaras, conectividad, posibilidades de expansión… todo a un nivel muy alto. En este vídeo de Xataka hacen un repaso al gadget y se pueden ver bien sus posibilidades.

En los últimos tiempos no puedo sino seguir insistiendo en que Samsung debería ser el espejo en que debería mirarse más de uno y la franquicia «Galaxy» es una de los grandes éxitos del 2010.

Lo bueno: movilidad con un tablet de siete pulgadas

¿Puede ir uno paseándose con un cacharro de este tamaño?. Los tablets de siete pulgadas tienen una difícil competencia, en casa uno de nuevo o diez ofrece una experiencia superior, sobre todo para el consumo multimedia; en movilidad es el móvil a quien tienen que mirar para ofrecer un valor añadido. Tras este tiempo con el Galaxy Tab mi impresión es que este tamaño es para llevarlo con uno, aunque no siempre sea fácil. No es para un bolsillo de pantalón, aunque sí que va bien en la chaqueta y en el pantalón trasero (aunque esto último tiene sus riesgos si te olvidas y de seguridad).

Donde presenta su mayor valor es en algunos contextos como el transporte público, donde como lector para ratos muertos y consumo de la web resulta mucho más agradecido que un móvil normal. Claro que esta máxima se cumple siempre y cuando se tenga un software pensado para su tamaño, que adapte la experiencia de usuario a las siete pulgadas, y eso es algo que falta en la mayoría de las aplicaciones para Android a día de hoy. Eso sí, navegación y multimedia a pantalla completa funcionan realmente bien

Lo no tan bueno: Android 2 en un tablet

Y he aquí el talón de aquiles del producto, el riesgo asumido por Samsung con el Galaxy Tab: lanzarlo con un sistema operativo no optimizado para tablets. La experiencia con Android frente a Apple en tablets se queda en un «está bien, pero…» le falta una fuerte adaptación al tamaño de pantalla, ejemplificada en aplicaciones como la de Youtube. Es precisamente la sombra de Android 3.0 la que se cierne ahora mismo sobre Galaxy Tab como opción de compra. Una vez que han aprovechado, y muy bien por cierto, el haber salido en 2010, Samsung debería conseguir lanzar un mensaje para seguir vendiendo: que ofrecerá una actualización que a día de hoy no está muy clara.

Mercado para tablets y operadoras

Hay quien sostiene que no hay un mercado para tablets, sino sólo un mercado para el iPad, pero creo que parte de subestimar a muchas de las buenas empresas que hay lanzando productos de tecnología y no se llaman Apple. Hay un mercado para tablets y habrá sitio en él para dispositivos de siete pulgadas también, creo que el Galaxy Tab es la prueba, y que la comercialización se verá favorecida por las operadoras (aquí en España lo lanzó Vodafone): subvención del gadget y un canal de venta brutal que ayudará a los Samsung y compañía a competir. Sobre todo teniendo en cuenta que el Galaxy Tab es bastante caro, al final no renunciar a videoconferencia, llamadas, HDMI…. tiene su precio.

Los comentarios están cerrados.