¿Existe un mercado para las consolas portátiles? O Nintendo como un nuevo Sega

Nintendo 3DS

Hay dos grandes lecturas sobre el rebajazo que ha pegado Nintendo a la 3Ds, una apunta a que los escépticos con las 3D teníamos parte de razón y que las tres dimensiones no convencen a los jugones; la segunda va un paso más allá y lleva a cuestionar si todavía existe un mercado para las consolas portátiles.

Los móviles están creciendo espectacularmente (como bien anticipó Nokia allá por el 2003 con N-Gage) como dispositivo para juegos, a lo hay que sumar a los juegos sociales a través de la web y nuevas plataformas como iPad, tal como apunta EA. Mucho de este crecimiento es de la categoría, vía nuevos jugadores y más tiempo dedicado a los videojuegos… pero también es en parte un «bocado» al tiempo dedicado a las consolas tradicionales y, sobre todo, hacen decrecer la necesidad de un dispositivo específico para jugar.

Lo preocupante: si acabamos con esta segunda opción, mucho me temo que Nintendo podría seguir el camino de Sega, un player de software puro, que desarrollaría juegos para varias plataformas en lugar de ser el gran innovador en la experiencia del videojuego. Con Wii U se van a jugar mucho

Relacionado: Un escéptico 3D ante la Nintendo 3DS

Los comentarios están cerrados.