Medium y los bloggers de baja frecuencia

Medium

Publican en Genbeta un análisis de Medium como plataforma de publicación y reinciden en lo que venía leyendo a otros que la han probado como Javier Pastor: minimalismo, usabilidad y una gran facilidad para escribir.

Lo que más me ha interesado, en todo caso, es su concepto de «colecciones» donde uno asigna los artículos en detrimento del de «blog» y que la propia plataforma se presenta con una portada «curada» con la que buscan dar visibilidad a «lo mejor». El caso es una percepción de que en Medium se escriben artículos de mucha calidad (cada vez los veo más compartidos por la gente que sigo, incluso por aquí enlazo a alguno de vez en cuando), algo favorecido por el mismo factor que disfrutó Quora: los «early adopters» suelen tener grandes conocimientos de tecnología y eso se refleja en lo que podemos encontrar al comienzo en las plataformas que eligen.

¿Para qué tipo de usuario me ha parecido Medium? Probablemente para «bloggers de baja frecuencia«, que no escriben a menudo pero que cuando lo hacen buscan hacer algo de mucha calidad. La propuesta de Medium suma la visibilidad (esa portada filtrada, que ahora haya mucha atención en ella) a la posibilidad de publicar con facilidad pero da menos peso a la marca personal y el ofrecer un micromedio a cada usuario con identidad propia. Si escribes muy poco a menudo el crear una audiencia recurrente se torna en casi imposible: la gente se olvida que allí había contenido de calidad y pierde razones para volver cuando lo hace y no encuentra nada nuevo.

Como hemos discutido tantas veces, al ceder la «presencia digital» a un tercero se cede el control de la misma (¿Qué no publicará Medium, qué filtrará, cuánto tiempo durará?) mientras un blog con dominio propio nos permite mantenerlo. Con opciones como Medium se llega a compromisos, se elimina la complejidad (no sólo porque la herramientas es más sencilla, nos olvidamos de servidor, dominio, hospedar, etc…) y se suma visibilidad, mientras se le traspasa mucho valor como plataforma de contenidos (cada uno da un poco, la suma agregada es lo valioso). Lo dicho, para bloggers de baja frecuencia parece una buena opción… y para los que desde un idioma se quieran mover a hacer sus pinitos en inglés y llegar a público, también.

2 comentarios en “Medium y los bloggers de baja frecuencia

  1. Ahora las etiquetas se llaman «colecciones». Medium no es nada que no se podría conseguir de forma distribuída: blogs y dominios propios (y que cada uno se complique lo que quiera con la edición. La interfaz WYSIWYG de Medium me recuerda al Aloha que van a integrar en Drupal 8) y portadas «curadas». Espera, ya existe: ¿qué diferencia hay entre la «colección» https://medium.com/the-facebook y la «etiqueta» http://www.meneame.net/shakeit.php?meta=tecnologia&category=72 ?. La diferencia es lo que en el ámbito anglosajón ya se han dado cuenta sobre Facebook: https://medium.com/a-programmers-tale/f7b8c66109ea «Facebook gets worse the more you use it» y «It can’t be fixed. It’s over.». Si Medium se populariza, acabará como Meneame o Facebook: un montón de historias filtradas, recomendadas, votadas y «curadas»… de las que me interesan menos de 4 de cada 30.
    La frecuencia es un filtro artificioso pues su relación inversa con la calidad no está asegurada.
    Buen intento. Pero el reto es hacerlo distribuido y que funcione (escale) ¿Technorati?.

  2. Ahí le has dado Antonio (gracias por la mención). Medium supone demasiados sacrificios para un blogger convencional, que no va a renunciar al control ni aun con esas llamativas ventajas a nivel operativo o de popularidad (si lo haces muy bien, tu contenido debería llegar a esa portada). No diría tanto lo de «baja frecuencia» (si uno se acostumbra y publica con cierta frecuencia, puede crear una colección propia y crear un pseudoblog), pero sin duda esa no es la función de una plataforma que como bien dice jotarp no acierta en la recomendación que propone de serie.

    La conclusión para mi es la misma que ya tenía clara hace bastante. El lector acaba siguiendo a la firma, no al «medio». Atentos al entrecomillado.

Los comentarios están cerrados.