Lumi, descubrimiento de contenidos sin trabajo del usuario

Lumi descubrimiento contenidos

Era inevitable que uno acabara probando Lumi, teniendo detrás a los creadores de uno de mis servicios predilectos – Last.fm – y apuntando a la tendencia sobre internet y medios que más llevo siguiendo este año, el descubrimiento de contenidos.

La idea de Lumi ya la comentamos en su momento y es pariente cercano de lo que hicieron con Last.fm : recomendaciones personalizadas a partir de los hábitos de consumo. Si antes fue con la música que escuchas, en el caso de Lumi es con las páginas que navegas, algo que capta del historial del browser en el que instalamos la extensión (Chrome o Firefox).

Los problemas inmediatos son dos, por un lado la preocupación por la privacidad (insisten en que no captan nada de lo que ocurre con conexiones seguras y que los datos son enviados «anonimizados», no hay función de base de datos de qué leemos como sí había de qué escuchamos en Last.fm) y por otro el hecho de que gran parte de la navegación de la gente sucede cada vez más en dispositivos en los que los navegadores no admiten plugins.

En todo caso Lumi tiene un punto de ventaja sobre la mesa que es el de no precisar trabajo por parte del usuario para obtener las recomendaciones de contenido, ni puntuar los artículos, ni siquiera integrar sus cuentas en redes sociales, sólo instalar el plugin y a recibir artículos que Lumi estima que probablemente le interesen. En el tiempo que lo llevo utilizando mi sensación es de que «no está mal» (sólo me recomienda páginas en inglés, eso sí) y de que posiblemente pueda competir con Prismatic como mi herramienta de descubrimiento de contenido predilecta.