Los problemas del Cloud Computing

Todavía nos encontramos en la fase de «entusiasmo creciente» por el Cloud Computing, a la espera de llegar a un estado razonable de crítica y entendimiento real de qué lugar le va a corresponder en el mundo de las TI. Con varias de las grandes compañías de software con productos o proyectos basados en software en la nube, es hora de ir echando un vistazo a las dudas, riesgos y sombras que acompañan a este «nuevo paradigma»:

Lockin por parte del proveedor

Pensemos que hemos decidido desarrollar sobre alguna plataforma «en la nube». Tanto si hablamos de Iaas como de Paas o si elegimos alguna modalidad de software como servicio, nos enfrentamos a la posibilidad de quedar «atrapados con ese proveedor».

La falta de estandarización y de mecanismos de migración hacen que este deba ser la primera variable que debamos tener en cuenta a la hora de plantearnos si merece la pena apostar por el Cloud Computing. Para minimizar el riesgo es especialemente crítico desarrollar de manera modular, de forma que la reingeniería para cambiar de proveedor sea mínima en caso de que hablemos de creación de software sobre una plataforma en la nube. Sobre este tema volveremos en la serie de artículos sobre Cloud Computing, analizando tecnologías que se plantean para solucionar este riesgo y contemplando otro escenario posible: no es sólo que estemos atrapados con un proveedor, es que este podría desaparecer y nosotros con él. En todo caso, es más sencillo migrar entre soluciones de Infraestructura como servicio que entre Paas.

Control en el Cloud Computing

A veces hay quien compara el cloud computing con el suministro eléctrico ¿acaso no es vital y todas las empresas de TI lo tienen externalizado? La comparación funciona hasta cierto punto, si se corta la luz, puedo disponer de SAIs para seguir funcionando y, en todo caso, puedo tener toda información a buen recaudo y almacenada con seguridad. Optar por una solución «en la nube» pura para almacenar datos supone perder control sobre ellos y su seguridad. De esta forma no es de extrañar que hayan aparecido muchas soluciones basadas más en la Sincronización: me fío más de Dropbox y Mesh que de modelos basados sólo en servidores remotos. Por pura lógica, tienen que fallar más cosas para que se produzca una pérdida de datos.

Claro que hay mecanismos con coste para paliar esto, nuestro propio sistema se puede configurar para hacer copia de seguridad de todo lo que subamos a la nube, algo recomendable también a nivel de usuario. En los servicios de la «web 2.0» que hospedan obras – Flickr, Youtube, WordPress – también pueden ocurrir fallos o, sencillamente, que se cepillen nuestros contenidos por interpretaciones de sus condiciones de uso. ¿Imposible? Ma.gnolia hizo crack. En todo caso, en los responsables de TI de las empresas hay una resistencia cultural a perder el control en favor de una solución basada en Cloud Computing, asunto que se puede observar desde otras perspectivas: ¿vamos a conseguir construir un sistema más estable y fiable que Google y Amazon? ¿y si en lugar de «nubes públicas» usáramos «nubes privadas»? (de este tema también hablaremos más adelante).

Retorno de la inversión en Cloud Computing

La gran ventaja a priori de «subirse a la nube» es el ahorro de costes, gracias a las economías de escala de los grandes proveedores: ancho de banda, energía y gestión de data centers les resultan más baratos a quienes tienen miles y compran cantidades industriales de las primeras, además de su especialización en optimizar todo el proceso. Pues en esto que llegó Mackinsey con un informe y vino a cuestionar el retorno de la inversión real en las migraciones a soluciones cloud. El informe, discutible y discutido, merece la pena ser leído con atención, sobre todo por el análisis de costes de una solución basada en los web services de Amazon. Una respuesta a sus argumentos pudimos leerla en nubeblog.

Centralización

El Cloud Computing nos lleva a una lógica más centralizada, con nodos que sirven a muchos actores, respecto a la lógica distribuida connatural a internet. Hay quienes dan mucha importancia a este aspecto – Versvs, por ejemplo – subrayando que el hecho de que el software sea libre pierde su importancia.

En este punto creo que la importancia del software libre – volveremos sobre este punto en otro artículo – no es trivial porque garantiza que no quedamos preso de un proveedor. Si la Plataforma como servicio que elijo es libre, podré irme a otro proveedor que la ofrezca si así lo prefiero. Sí que entiendo que en «la nube» las libertades del usuario pasan más por tener mecanismos garantizados para poder decidir sobre sus datos, con la portabilidad como requisito.

La centralización trae aparejados otros efectos. Así tenemos el cambio en asuntos como el cibercrimen y la seguridad, a los nodos aglutinadores se les presume de más seguros – de nuevo, ¿vamos a ser mejores que los ingenieros de Sun, Salesforce, Amazon o Google? – pero también mucho más golosos a la hora de hacer un ataque y con efectos laterales (si atacan a mi vecino de nube puede afectarme). Esto tiene soluciones basadas en nubes privadas y en sistemas tipo Akamai). Otro problema es la innovación en sistemas, hoy día Amazon Web Services es práctimente un monopolio, si no vamos a un escenario con muchos actores proveedores, la innovación en sistemas se podría resentir.

Y más..

Quedan muchas más dudas respecto al Cloud Computing de las que uno es capaz de resumir en un artículo. Como siempre, no se trata de un escenario «bueno / malo en cualquier caso», sino de una serie de ventajas y riesgos a conocer y evaluar a la hora de entender si «la nube» es para nuestros desarrollos o no, probablemente si uno tiene un proyecto web con pocos recursos y no quiere invertirlos en sistemas, los web services sean una opción atractiva; si no uno es director de TI de un gran banco, entendería como una locura pasarse a una solución de ese tipo. Seguimos hablando de Cloud computing en los siguientes artículos – ya no queda demasiado, que nadie se asuste – más centrados en productos y servicios en España alrededor en la nube.

Los comentarios están cerrados.